Resistencias de cambio

Muchas veces nuestras creencias nos limitan y solemos pensar: los hombres (o las mujeres) no hacen eso, el amor no se hizo para mí, es muy caro, esto llevará demasiado tiempo, no soy esa clase de persona.

Tendemos a justificarnos y decir por ejemplo: de cualquier forma no hubiera servido de nada, bueno es que mi caso es diferente, no quiero ser motivo de preocupación, seguro se resolverá solo.

El concepto que tenemos de nosotros mismos: soy demasiado viejo (joven), no tengo experiencia, creo que no tengo la estatura adecuada.

A través de acciones no verbales como enfermar, llegar tarde a las citas, postergar decisiones, comer de más.

Ceder nuestro poder a otro, cuando por ejemplo decimos, todo es por culpa de … no me van a dejar… el cambio es difícil… no me entienden… que ella (él) cambie primero…

También solemos emplear tácticas dilatorias: ahora no puedo, lo haré pero en otro momento, algún día lo lograré, cuando obtenga el permiso lo intentaré.

Y por último el miedo a lo desconocido y al cambio.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017
Anterior

Berta

Siguiente

Un regalo de la vida

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>