Perder el oído

Hay personas que nunca se han percatado que tienen baja audición porque desde pequeños han tenido presente esta situación, sin embargo en la edad adulta se va haciendo más evidente.

Estar en lugares públicos puede crear irritación, desesperación y ganas de querer abandonar el lugar.
A la persona con deficiencia auditiva le cuesta trabajo separar el ruido que hay a su alrededor y concentrar su atención en una sola voz. A veces no logra entender lo que su interlocutor dice, hace un gran esfuerzo por centrar su atención en la conversación. Estar en lugares ruidosos, por ejemplo, un restaurante puede ser desgastante debido al exceso de sonidos.

Ver la televisión con subtítulos le resulta más cómodo pues es difícil entender los diálogos y tiene que incrementar el volumen del aparato y aun así no entender algunas palabras.

Es difícil diferenciar los sonidos de los ruidos que de plano pasan desapercibidos, simplemente el oído no los registra, puede ser que toquen a la puerta, el timbre del teléfono, el sonido del interfono, o la voz de quienes le rodean, por lo que es común que les pregunten:

– Están tocando, ¿no oyes?

– ¿Por qué no contestas el interfono?

– Sonó el teléfono, ¿no escuchaste?

– La televisión esta muy fuerte, ¿qué estás sorda?

Las personas con baja audición extreman precauciones al salir a la calle, tratan de estar alertas en todo momento, ya que no captan algunos sonidos. Escuchan pero no entienden y menos si tratan de establecer con ellas un diálogo de una habitación a otra, es lo que llamo ¡comunicación de larga distancia!

La pérdida de audición puede ser leve, moderada o profunda. Esta pérdida como muchas otras genera un duelo, baja autoestima, aislamiento social, familiar y laboral.

Otro punto a tomar en consideración es que la gran mayoría de las personas, no tiene para invertir en un auxiliar auditivo. ¿Aprender otro idioma? ¡Claro que no! Si no entienden su lengua materna menos van a captar otro idioma.

Las personas con discapacidad auditiva necesitan tener enfrente a su interlocutor. Lo único que nos resta es tener paciencia y ser empáticos con ellos.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017
Anterior

Esa fuerza...

Siguiente

Momentos

2 Comentarios

  1. Alejandra
    4 octubre, 2017 at 9:21 am — Responder

    Muy interesante, gracias!

  2. Lulú
    4 octubre, 2017 at 12:29 pm — Responder

    De nada!
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>