Infidelidad

La infidelidad es el incumplimiento del compromiso con la fidelidad, es algo que se mantiene en secreto hasta que se descubre, ocurre cuando un individuo mantiene por lo menos dos relaciones amorosas paralelas, generalmente existe una relación oficial con una de ellas y otra no oficial, en donde muchas veces ambas partes ignoran la existencia una de otra.

Los cánones de nuestra sociedad se rigen bajo la tradición de la monogamia, ser infiel es romper un acuerdo afectivo y sexual preestablecido, es quebrantar la lealtad ya sea de parte del hombre o de la mujer.

Las causas de la infidelidad son diversas:

Insatisfacción sexual, económica, intelectual o social, (expectativas no cumplidas), aburrimiento, curiosidad, búsqueda de aventura, venganza, soledad, necesidad de amor, de escucha o de atención, comunicación deficiente, momento de crisis, conflictos, desajustes, habilidad para la conquista, querer experimentar cosas nuevas, búsqueda de placer, sentirse no deseado, relación por oportunidad (viajes de trabajo o negocios), no ser directo para una ruptura matrimonial (ya no estar enamorado), algunos hombres ya no ven con los mismos ojos a su esposa después de que ésta ha sido madre y viceversa, deseos de sentirse joven, no tener la capacidad de manifestar lo que se quiere o desea, celos.

La infidelidad en el matrimonio puede llegar a tener consecuencias devastadoras, de hecho resulta ser un duelo más complicado que la muerte del cónyuge, la mayoría de las parejas no sobreviven y el matrimonio termina de forma extremadamente dolorosa, más aún si existen hijos de por medio, los que llegan a sobrevivir reviven de forma constructiva su relación.

A veces se olvida mantener viva la chispa de la relación, se olvidan los detalles, se cae en la rutina, en la monotonía, ya no ocurren cosas nuevas o atrevidas, se deja de lado la conquista.

Dentro de la infidelidad los hombres tienden a alardear de sus conquistas, en cambio las mujeres suelen ser discretas y por lo regular el infiel niega el hecho.

El querer evitar dañar a los hijos o no querer modificar el nivel de vida que se tiene, pueden ser una causa para evitar el rompimiento, así como el temor a la soledad, sin embargo no hay que perder de vista la dignidad.

Descubrir la infidelidad pone de manifiesto sensaciones desagradables como la tristeza, el enojo, la autoestima, sufre un deterioro, acto seguido la confianza se fractura, vienen a la mente muchos pensamientos que nos hacen sentir peor, ¿Estaré gordo, estaré flaca, será que ya no hago bien el amor, ya no le gusto, será homosexual? Las ideas dan vueltas en tu cabeza desesperadamente, no encuentras lógica, no le ves sentido a lo que ocurre, empiezas a dormir mal, a descuidar tu arreglo personal, tu entorno ya no es lo mismo, ahora todo es difícil, nada es igual y te sientes caer en un precipicio sin fin.

Llora todo lo que quieras, alivia tu carga emocional y después visualiza como te gustaría estar, sentirte y verte, piensa en ti siendo feliz, viviendo tranquilo y en equilibrio, la vida nos pone retos que debemos aprender a superar, son oportunidades que nos proporcionan herramientas para futuros tropiezos.

¡No mendigues amor!

Después de los desastres naturales viene la reconstrucción, así es que pon fin a la tormenta y crea nuevos horizontes, nuevas expectativas, no será fácil pero valdrá mucho la pena.

Lulú Ruiz Niño
55 2106 8050

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016
Anterior

Por si se te ofrece...

Siguiente

¡Cómo te quiero mujer!

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>