Género y duelo

Los roles de género son los papeles, funciones y características que una sociedad espera que desempeñe un hombre para ser “masculino” y una mujer para ser “femenina”. Estos roles de género que impone la cultura pueden limitar tanto a hombres como a mujeres y pueden llegar a suprimir aspectos de sus propias reacciones para satisfacer las exigencias de su rol.

De la mujer se espera que:

Sea sumisa y abnegada.
Dependiente.
Tierna.
Inocente (si se puede virgen).
Pasiva sexualmente.
Generosa.
Que se case y tenga hijos.
Que realice tareas domésticas: lavar, planchar, cocinar, etcétera.
Crianza y cuidado de los hijos.

De un hombre por ejemplo:

Que sea fuerte y valiente.
De preferencia que no manifieste sus emociones.
Sexualmente experimentado.
Exitoso en términos sociales y financieros.
Un tanto agresivo y violento.
Poco afectivo.
Que sea buen proveedor.
Que tenga autoridad para la toma de decisiones importantes y dirigir a la familia.

A las niñas se les trata con ternura, se les enseña a ser protectoras, a jugar con muñecas, a los niños se les invita a expresar agresividad con el cuerpo, a defenderse, se juega con él con mayor rudeza, se le insta a competir. La construcción de género comienza en la familia y ésta continúa en la sociedad.

De la mujer se espera y se permite que pueda expresar sus sentimientos de tristeza con llanto y desesperación, ternura, compasión, temores y dudas, todas estas manifestaciones son aceptadas dentro de nuestra sociedad y a su vez recibe demostraciones de apoyo de forma abierta.

Del hombre se espera que restrinja cualquier expresión emocional y sobre todo aquellas que tengan que ver con sentimientos de tristeza, vulnerabilidad, inseguridad, debilidad, temores, dudas o ternura.

Se nos ha enseñado a conducirnos de forma diferente desde el principio de nuestra vida, somos censurados cuando no adoptamos conductas propias de nuestro género, cuando un niño se cae o se lastima y llora, podemos oír frases como: “no llores”, “pórtate como hombrecito”; dichas expresiones llevan el mensaje implícito de que los hombres no deben demostrar que sufren o que algo les ha hecho daño.

Nuestra sociedad permite a las mujeres expresar su tristeza por medio del llanto, pero no se permite manifestar coraje o enojo, en cambio a los hombres se les permite expresar su enojo y coraje, pero, se les prohíbe llorar.

De un hombre se espera fortaleza ante cualquier adversidad y que sea capaz de controlar las situaciones, por lo tanto no tiene permitido ser vulnerable, se espera que pronto se incorpore a sus actividades cotidianas, como si nada hubiera ocurrido y entre menos señales de dolor manifieste, más admiración generará, nuestra sociedad enaltece la valentía de los hombres.

A la mujer se le autoriza el manifestar dolor, tristeza, se le permite expresar de forma verbal sus pensamientos, sentimientos y emociones, generalmente es difícil vivir un duelo con la pareja, la mujer quiere hablar de lo que siente y él evade la conversación, rehúsa hablar del tema, ella lo rechaza sexualmente; la mujer en duelo tiene menos apetito sexual, cuando en realidad para el género masculino la sexualidad representa un medio a través del cual está canalizando su dolor, de manera inconsciente él se sentirá acunado al hacer el amor y esto le producirá consuelo, para la mujer es  un acto de egoísmo, en esta búsqueda de apoyo los dos pueden sentirse rechazados, ambos sufren; lo que sucede es que, por condición de género, lo procesan de forma diferente.

El duelo es una experiencia que nos afecta física, emocional, cognitiva y existencialmente, todas y cada una de las áreas antes citadas deben ser atendidas.

A las mujeres en duelo se les puede ver angustiadas, llorando, aisladas, con ataques de ira, mostrar ansiedad, manifestar miedo, se presentan desórdenes del sueño y alimentación, dificultad para vincularse socialmente. Con el género masculino tenemos que, ellos se transforman en hombres de acero, se convierten en el soporte de la familia, controlan las manifestaciones emocionales, para mantener la imagen pública de fuerza y rudeza, asumen una actitud de control, de protección, pasan a ser los solucionadores de todos los problemas que se presentan, se vuelven autosuficientes y difícilmente se les verá una lágrima en rostro.

Los hombres suelen afrontar las pérdidas de manera más intelectual, donde el pensamiento domina al sentimiento y la expresión emocional es de baja intensidad, se sumergen en las tareas derivadas con el fallecimiento, los preparativos del funeral, negociación con las compañías de seguros, ellos coordinan la parte matemática, se manifiestan estoicos, no permiten sentimientos de tristeza, vulnerabilidad, inseguridad, debilidad o temor, por lo tanto activan mecanismos de defensa como la negación, si acaso se muestran enojados, ya que esta postura les permite conservar la estructura de fortaleza y dominio de la situación, no se dan permiso de ser emocionales y pueden llegar a caer en duelos patológicos o retardados, lo cual puede derivar en cardiopatías, hipertensión, úlceras, etcétera; pueden volverse alcohólicos, se enfrascan en actividades laborales, deportivas o sociales para ocultar su tristeza y mitigar el dolor.

Es importante conocer las diferentes reacciones de hombres y mujeres para evitar malos entendidos que muchas veces generan distanciamiento, o ruptura por no sentir comprensión , el que cada quien se manifieste de forma distinta no quiere decir que no estén sufriendo, los hombres también sienten. El duelo es en sí un proceso de mucha paciencia de parte de los dolientes, se necesita tiempo para sanar y conocer las diferentes reacciones, tanto de uno y otra, ya que esto les permitirá compartir la pena de manera más estrecha y entender mejor los sentimientos y emociones de cada uno.

Hay que abrir mente y corazón para dar cabida a los diferentes procesos tanto del hombre, como de la mujer y aceptar que los procesos de duelo son individuales.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016
Anterior

Al cabo la muerte es flaca II

Siguiente

Año Verde XI

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>