El apego en el duelo

Vivimos en una cultura acostumbrada al sufrimiento y por lo tanto al apego, cuando fallece una persona nos negamos a soltarla y algunas personas se mueren junto con sus muertos.
Nuestra sociedad dicta comportamientos muy rígidos en relación a la muerte, tienen que verte sufrir, de lo contrario los comentarios son:

– No le importó,
– No lo quería,
– ¡Que barbaridad que rápido se le olvido!

Las personas que tienen desarrollada la espiritualidad, tienen más facilidad para superar el duelo, están conscientes de que todos venimos a adquirir ciertos conocimientos, determinadas experiencias para nuestra evolución como seres divinos que somos, porque creo personalmente, que somos imagen y semejanza de un ser divino que es Dios, un ser superior, en el que yo, como algunos de ustedes, creemos.
Por lo tanto, llegamos a este plano a cumplir con una misión y cuando es el momento de partir, de regresar a nuestro origen, morimos, no importa la edad que tengamos, así sea un bebé, un niño, un joven o bien un adulto joven.
Cuando la gente que muere ya es vieja también nos duele pero al mismo tiempo se nos hace algo más natural. Sin embargo no sucede lo mismo cuando por ejemplo el que fallece es uno de nuestros hijos, entonces pensamos que es antinatural, que la vida no es justa.

Otras culturas tienen una forma distinta de ver la muerte, sobre todo los orientales y me pregunto ¿acaso será justamente por ese desarrollo espiritual que poseen?
Por otro lado tampoco digo que no debemos sufrir nuestra pérdida, el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional. Debemos trabajar con nuestros apegos, los cuales hoy por hoy son muchos y muy fuertes, parte de ellos están muy ligados a la tecnología, el internet, los celulares, la computadora y muchos más.
Finalmente los apegos no hacen otra cosa más que proporcionarnos sufrimiento, hacer que nuestra existencia no sea placentera.

Cuando estés en duelo te invito a que te preguntes ¿qué es lo quiero para mi? Tu ser amado ya esta descansando, esta en paz, recuerda que tú sigues aquí. Otra pregunta es ¿quiero volver a ser feliz, a retomar mi vida?, después de todo nuestros seres queridos nunca nos dijeron que ya no teníamos derecho a ser felices.

Tratemos de vivir más ligeros, menos abrumados e ir trabajando más en nuestro desarrollo espiritual, puede ser a través de la meditación, del tai chi, algo encontraremos que sea adecuado con lo que cada uno de nosotros necesite.

55 2106 8050
Lulú Ruiz Niño

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Green Bowl

Siguiente

Libre

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>