Cambios que enfrentar cuando enfermas

El cáncer y la diabetes son enfermedades muy comunes, de mucho impacto y de grandes cambios.

El primer impacto es el diagnóstico, luego viene la fase de la negación y a veces en este proceso mucha gente pierde tiempo y oportunidades.
Es recomendable que este tipo de pacientes se acerquen a instituciones que ya tienen establecida una estructura para dar apoyo, contención e información sobre cómo llevar mejor la enfermedad.

En cuanto al cáncer, algunos pacientes deciden tomar el tratamiento y otros no, ambas posturas son válidas, tratemos de apoyar a nuestro familiar en sus decisiones aunque no estemos de acuerdo, tengamos presente que es él o ella el dueño de su cuerpo y de su vida.

Ahora bien, los que optan por el tratamiento, en breve se verán forzados a abandonar su trabajo debido a las consultas y a lo mal que se sienten; así se trate de una ama de casa, nadie se siente con ánimo para hacer nada.

Empiezan los cambios a nivel físico, la pérdida del apetito, la pérdida de peso, a no disfrutar una salida fuera de casa, de una reunión, de la comida, a no dormir bien, a tener náuseas de forma constante, a no disfrutar la comida, a tener de manera regular un mal sabor de boca.
Se aíslan de la familia, de los amigos, de su rol social, por lo indispuestos que se llegan a sentir.

Con la diabetes, los cambios suelen ser más significativos en las mujeres, si usaban zapatos abiertos, tendrán que dejar de hacerlo, el calzado cerrado amortigua golpes, raspones, la entrada de piedritas que pueden lastimar de forma importante los pies. Esta enfermedad te hace perder sensibilidad y muchas veces ni siquiera sabes que la padeces, por ejemplo, después de un golpe, le restas importancia hasta que tienes que acudir al médico porque el moretón no cede o bien tienes una coloración negra.
Es indispensable que en la cocina te auxilies de agarraderas para manejar las cosas calientes ya que puedes llegar a tener quemaduras de segundo o tercer grado por a la insensibilidad que presentas.

En este tipo de pacientes es de suma importancia que sigan al pie de la letra la dieta que les proporcionarán, pues la alimentación es básica en el tratamiento, sin embargo hay quiénes solamente quieren el medicamento y no están dispuestos a modificar sus hábitos alimenticios.

Ambos pacientes entran a un tobogán de sentimientos y emociones y pasan largas horas meditativos.
Algunos pacientes no desean tener contacto con nadie y otros irán marcando la pauta de lo que quieren que hagamos por ellos o de lo que necesitan.
Por último hay que recordar que cada individuo maneja y tiene ritmos diferentes.

Lulú Ruiz Niño
55 2106 8050

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Pollo al Curry Verde

Siguiente

Mi año verde VI

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>