Soltar a los hijos

Soltar a los hijos es una de las cosas más complejas que tenemos que afrontar como padres.
No sólo es el hecho de dejarlos ir, sino el de quedarnos sin ellos, que son dos cosas distintas, la primera es ley de vida, la segunda es aprender qué hacer con nuestra vida, ambas tareas emocionalmente difíciles.
La clave está en aceptar el pasado, comprometernos con el presente y creer en el futuro, porque todos los días aprendemos algo nuevo en relación a ser padres y aprendemos también que la familia es este lazo sólido, firme y duradero. La familia es eterna aún cuando los niños crecen y se alejan, pues siempre estaremos con ellos y ellos con nosotros. Porque la vida es un viaje con destino a casa.

Se vive de manera diferente cuando llegas a esta etapa sintiéndote plena y en paz, a que si llegas con resentimientos, frustraciones y expectativas; en el primer caso, vas a disfrutarla más que ninguna otra de las que ya has vivido, porque llevas en la maleta la satisfacción de saber que tus hijos tienen una vida propia y se hacen cargo de ella, además aún eres lo suficientemente joven para disfrutar la compañía de tu pareja si la tienes, y de tus amistades, y principalmente, cuentas con todo el tiempo del mundo para hacer lo que tú quieras, trabajar, pintar, ejercitarte, leer, en fin, un sin número de actividades que siempre hiciste con prisa o a medias.

Nunca es tarde para aprender a vivir en paz, es la mejor inversión a largo plazo.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Nació del amor

Siguiente

De Simón Bolivar a Manuela

2 Comentarios

  1. En el exilio
    27 febrero, 2016 at 8:06 am — Responder

    Pareciera por la cadencia del texto que un día te pudieras despertar por la mañana y de repente tuvieras todo el tiempo del mundo porque soltaste a tus hijos. Pero el verdadero cambio en paz y sintiéndote plena no es súbito sino gradual.

    Llega un momento en que las actividades compartidas comienzan a alejarse, la dependencia de los padres se hace menor, y lentamente la presencia de los hijos en la casa se va haciendo menos notoria. Algunos padres lo aceptan como lo que es, el natural proceso de soltar a los hijos, sin embargo otros se aferran a ellos y si no pueden tenerlos físicamente los tienen constantemente en la mente, ¿qué estará haciendo la nena? ¿habrá comido? ¿estará bien? ¿tendrá frio?

    Pudiera parecer que disponen de ese tiempo en que los hijos no están para ellos solos, para esas actividades que como dice el texto hicieron siempre a prisa y a medias. Pero la realidad es que ese tiempo no lo tienen porque no han soltado a los hijos, físicamente no están pero su presencia es más fuerte que antes.

    Soltar a los hijos implica dejar de preocuparse por ellos y confiar en que pueden volar con sus propias alas, implica confiar en que sabrán vivir y salir adelante con las herramientas que les dimos y que si tienen frio sabrán cubrirse sin que mamá tenga que recordárselos.

    Afortunadamente soltar a los hijos no es como un apagador que enciendes un día y los hijos salen de tu vida, como si los aventaras del nido para que no vuelvan. No, la vida hace que soltar a los hijos sea más como una borrosa sombra que cada día se hace menos visible hasta que desaparece, muchas veces tan sutil que ni siquiera lo notas. Cuando logras eso es cuando en verdad llegas a esa etapa plena y en paz.

  2. Pao
    4 marzo, 2016 at 2:30 am — Responder

    ojala que nos enseñaran a disfrutar a los hijos sin olvidarnos de nosotras mismas, yo me acuerdo que no me di el espacio ni para ir al baño tranquila, mis hijos ya se casaron y me da gusto que sean felices, por eso me da gusto que se hayan ido de la casa, por mas que intentes la convivencia se hace pesada, yo ahora trabajo y me siento feliz de ser util

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>