Saberse acompañado

Es verdad que hay momentos, experiencias, sentimientos, vivencias,  y dolores que se viven solo.

Nacer, morir, enfrentar obstáculos, vencer miedos, sufrir, volver a empezar…

Pero no es menos cierto que siempre es mas fácil andar algunos caminos acompañado.
En presencia real o para tenerlo en cuenta. Saber que hay manos para llevarnos a tomar un camino más corto, si el golpe nos pega bien abajo, contar con un hombro leal a la hora del llanto, sentir que afuera alguien nos espera para abrazarnos después de un logro, un fracaso o un intento.

Nacer aterrizando en un pecho tibio, morir cuidado…
Si mas allá de la soledad lógica que implica vivir en un cuerpo único, tienes a alguien que se preocupa por ti, que te da la mano cuando la soledad es insoportable, que te escucha cuando la angustia es agobiante o que festeja contigo cuando tu alegría es desbordante, entonces yo hoy te digo que lo agradezcas.

Saberse acompañado por otro, pocos o muchos, es la mejor sensación para achicar el dolor y la que mas agranda las sonrisas.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Nuria y el príncipe cibernético V

Siguiente

El Señor y la Señora X

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>