Puro amor

Por más que el “manual para la vida” no exista, el que sí  parece que existe es el “Manual para usar la razón,” ese que deja a un lado al corazón.  A veces parecería que es menester seguirlo al pie de la letra sin importar lo que el pobre corazón sienta y hay montones de expertos en la materia.
Así que a la hora de dar consejos salen catedráticos por todas partes, con teorías racionales o no tan racionales, muy pensadas que de afuera se ven geniales y suenan de lo más lógicas, pero a la hora de encontrarme con mi almohada, no importa ninguna fórmula pensada ni analizada lo único que importa es lo que sienta él, si está cansado, triste, agotado, feliz o explosivo, me lo hace saber y todo mi cuerpo responde acorde a lo que mi corazón  siente.
Hay gente en este mundo que se aprendió el manual de memoria y actúa siguiendo cada capítulo, letra por letra, y no les importa mucho lo que le pase al resto de la humanidad ni a sus corazones, será que en algún momento durmieron al pobre órgano creyendo que sentir y hacer las cosas desde el alma no está de moda, pero lo que si está de moda es demostrar lo que no soy .
Yo prefiero ser puro corazón y andar desparramando mimos, cariño, abrazos , lágrimas, impulsos y palabras que estar congelada frente al resto de los mortales vendiendo una imagen ciertamente irreal o andar buscando exacerbadamente  una explicación para todo, cuando no todo tiene una explicación.
Tal vez estaría bueno un balance, razón y corazón meciéndose juntos por la vida, con subidas y bajadas , errores y aciertos, derrotas y éxitos.
En definitiva después de mucho analizar llegue a la conclusión que el corazón realmente actúa por cuestiones que la razón jamás entenderá y el producto de todo esto son algunos golpes o golpanazos que dejan huellas y enseñan, y sentimientos geniales o tal vez no tan geniales que uno jamás olvidará.
Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Carta a mi hija

Siguiente

Lo hecho, hecho está

1 Comentario

  1. Luz
    22 noviembre, 2015 at 8:33 am — Responder

    Qué verdad! Él corazón es único y lo único que no sabe es no sentir aunque nos empeñemos en ignorarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>