Por un mundo mejor

Cuando te vuelves oyente y observador te das cuenta que todos y nadie tiene la razón.
Por ejemplo:
Cuando se habla de religión, política o cualquier otro tema de discusión, ¿qué pasa con los seres humanos?
La mayoría trata de convencerte o jalarte para que te hagas su cómplice y estés de acuerdo con lo que dice, pero yo creo que no debería de ser así, aquella persona que esté segura de sus creencias debería de predicar con el ejemplo y así convencernos o guardárselo para sí mismo.
El problema es que cuando sostienen que lo que dicen es mejor que cualquier otro argumento, se enfrascan en una lucha verbal sin darse cuenta que todos los demás argumentos también son válidos, olvidando que la única y verdadera doctrina que se debería de seguir es la del RESPETO.
Con esta fórmula seríamos un mundo mejor.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Nuria y el príncipe cibernético XI

Siguiente

De queja en queja

1 Comentario

  1. LO
    22 agosto, 2015 at 5:36 am — Responder

    De acuerdo! Y ser espectador te enseña lo que no debes de hacer que hacen los demas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>