Medicina para el alma

Para el alma, también, hay medicina. Esto, nos diría un psiquiatra, partiendo de que la palabra viene del griego psiqué, alma, e iatrréia, curación. La palabra alma converge en puntos filosóficos y religiosos. En términos científicos, su existencia no ha sido comprobable. Las emociones se sienten. Las reconocemos. Son parte de una función cerebral Sin embargo, en nuestro blog, de amar a destiempo, no es un cerebro el que aparece al inicio, es un corazón. Si estoy triste y melancólica, no voy al cardiólogo ni tampoco al neurólogo.

El corazón late de amor. El alma de tristeza se rompe. De felicidad, se hincha el cuerpo. El canto del poeta es más alto cuando entona a lo intangible y metafórico. No hay medicina para el alma. Sí para los trastornos mentales. Para lo que siente el alma, hay amigos, una hoja en blanco esperanzada de un texto silenciosamente compartido y a falta de ellos, psicólogos.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Nuria y el príncipe cibernético X

Siguiente

Luto

3 Comentarios

  1. Nico
    8 agosto, 2015 at 9:05 pm — Responder

    Qué maravilla!!!!

  2. Norma
    8 agosto, 2015 at 10:17 pm — Responder

    Muy cierto!!

  3. Ana
    19 agosto, 2015 at 4:40 pm — Responder

    Gracias por compartir!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>