Los zapatos del otro

Por determinadas cuestiones personales en muchos momentos tuve que ejercitar esto de pasear por varios calzados antes de estallar y mandar todo al demonio.

Por lo general todos nos vemos el ombligo, pero muy pocas veces nos detenemos a pensar en lo que el otro está viviendo, lo que sufre, lo que padece, las inseguridades que muchas veces nosotros mismos generamos, lo que siente bien adentro en lo profundo, viendo mucho más allá de lo que aparenta.

Ponerse en los zapatos del otro es vivir en carne propia lo que a los demás les está pasando, aceptar que el prójimo también tiene sus limitaciones, sus tiempos y sus propios fantasmas con los que tiene que lidiar, que no siempre está disponible para contentarnos y seguramente su cabeza estará funcionando a una velocidad de rayo interesante.

Al ponerme en los zapatos del otro puedo dejar de exigir cosas que tal vez mi semejante no puede cumplir, porque sus tiempos son otros, su rutina es distinta, su forma de ver las cosas es diferente a la mía, y hasta sus sentimientos pueden ser completamente desiguales, ¿cómo pretender que sienta lo que yo quiero que sienta? ¡Eso es imposible! Si por un momento me traslado a esos zapatos, tal vez pueda comprender mejor las cosas y tomar determinaciones.

Cuando logro ponerme en el lugar de los demás y sentir en algún punto lo que él o ella está sintiendo, me vuelvo mucho más comprensiva, más tolerante y sin duda alguna mis vínculos se fortalecen. A veces ponernos en los zapatos de otro, nos hace entender más de sufrimientos y soledades y con un llamado, un abrazo o un te quiero las cosas se pondrían de mejor color.

Cuando me pongo en los zapatos del otro, también disfruto de sus logros y sus éxitos, acompañando, alentándolo, celebrando , sintiendo su felicidad como propia y eso no está nada mal… “Me hace feliz verte feliz y te veo feliz porque me puse en tu lugar un ratito, vi tu esfuerzo, tu trabajo y tu voluntad, y verte así de feliz está muy bien…”

Ponerse en los zapatos del otro debería ser algo que hagamos mucho más seguido y sin duda alguna nos serviría para relacionarnos de otra manera, se crearían vínculos más sanos , más sinceros y de más confianza.

Yo voy a empezar a ponerme en otros zapatos más seguido….

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

¿Qué es la belleza?

Siguiente

Los mejores regalos

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>