Décadas

Si cada década vivida fuese visualizada como el arribo a un piso de un rascacielos inteligente, al cumplir diez años nos encontraríamos en el primer piso, a los veinte en el segundo y así sucesivamente. Y, si he de ser sincera, la vida, muy probablemente, se percibe como un gran rascacielos; pero, la verdad es que el edificio no tendría más de diez pisos. ¿Inteligente? Por supuesto. Debe de ser capaz de interactuar con todo lo que somos y hacemos. Como la torre dinámica de Dubai de David Fisher.

Nuestra llegada al apartamento uno implicaría todo ese proceso vivido desde la gestación hasta el cuarto o quinto grado de primaria. El estímulo adulto, en esta etapa, es tan importante como los cuidados y el amor. Mantener largas charlas, razonar el día, cantar, jugar y, por supuesto, leer cuentos desarrollará mejores aptitudes del lenguaje; y más hoy, en día en que la tecnología nos consume y vuelve altos consumidores de ella. ¿Cuántas veces no vemos niños en esta etapa con sus tablets o celulares vestidos a la mega moda? Y, al platicar con ellos, encontramos pequeños seres monosilábicos dentro de atuendos en el que no hay rastro alguno de haber jugado al grito de “uno, dos, tres por mí y todos mis compañeros”.
En el primer piso podemos abrir todas las puertas que nos llevan al conocimiento y al desarrollo de los gustos. ¡Qué sea el lenguaje un gusto de ellos! El lenguaje no es sólo comunicar. Es hacerlo bien. Es bíblico: en el principio era el verbo. ¿Por qué descifrar XOXO? Cuando se pudiera escribir, te abrazo y beso…. ¡Hasta lo imaginas! es a través de la palabra que se puede percibir el estar envuelto entre unos brazos, recibiendo un beso que, sin mayor análisis, implica cariño.

La llegada al segundo piso, uff.., Ya tuvo parada por algún hueso roto a causa de esos saltos entre escalones experimentando. Es el juego de la hormona con la madurez cerebral. Los años maravillosos y de riesgo. No hay un equilibrio en la impulsividad y lo racional. Todos los sentidos despiertos. Y, en este período, el “Querido diario” da paso al Facebook, Hangouts, Twitter, Instagram y un rápido movimiento a todas horas del teclado celular a través de Whatsapp. ¿Se estará gestando un nuevo movimiento literario? ¿la ortografía ha mutado? Cyberparenting. Los que se encuentren en el cuarto y quinto piso, deberán de aplicarse para poder empatizar en el segundo piso. En las redes de la Web hay que saber columpiarse. Se vuelve importante fomentar las conductas sociales tangibles e involucrarse en enseñarles a ser más críticos. La conducta virtual puede tener afectación. El legado de la lectura, por ejemplo, puede estar agonizando. ¡Rescatémosla! Junto a la Tablet promover la compañía de Meyer, Rowling, Collins o con suerte Kafka, Kierkegaard, Dafoe, Verne, Paz o tantos otros amigos.

Al llegar al tercer piso, ya disfrutamos de las vistas panorámicas. Hay amaneceres y ocasos. Se han desarrollado habilidades. Albañiles, artesanos, arquitectos e ingenieros graduados. Abrimos y cerramos las puertas de los niveles anteriores. Vemos los descansos entre piso y piso. Podemos ser capaces de tirar por la ventana a la fobia, la angustia y la tristeza. Les reconocemos como cuadros no deseados en nuestro apartamento. Decoradores y escritores de nuestro destino. Un buen momento para saber que junto a un libro se puede detener al mundo. Se posee la capacidad de adentrarse a una historia. Se disfruta un texto. Se llora y ríe. Lo mejor, en el tercer piso ya se es económicamente independiente por lo que la factibilidad de entrar a una librería y salir con un buen cargamento de libros es más que posible.
Los siguientes pisos…. pueden estar llenos de memorias, de libros y experiencia.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Las fichas revueltas

Siguiente

Virginia Woolf a Leonard Woolf

1 Comentario

  1. Bely
    4 agosto, 2015 at 4:37 pm — Responder

    los siguientes pisos vienen con todos! hay que recordad que el Penthouse es el mas agradable!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>