Cómo duelen los hijos

El único dolor que no es tuyo, pero puedes sentirlo y palparlo es el dolor que sienten los hijos.
Si ellos no respiran bien, tú no puedes respirar bien.
¿Cómo podemos saber si sufren algún tipo de maltrato en el colegio si no estamos cerca de ellos?
Hay que estar pendientes para acompañarlos en sus batallas por la vida, dejarlos resolver pero que sepan que cuentan con nosotros mientras enfrentan la primera vez de todo. Para poder ayudar si ellos nos lo piden, para ponerlos otra vez en su lugar cuando se desarman como un rompecabezas.

Muchas veces los mismos padres los lastimamos sin darnos cuenta. pensando que todo está bien y no dándonos cuenta de que ya fueron heridos. Ellos van a poder salir adelante solos, por supuesto, pero cuando son pequeños es importante que sepan que los respaldamos.

Nuestros hijos pueden deprimirse fácilmente por el maltrato del que puede ser víctima, por las palabras que lo marcan para siempre si no las ponen en el lugar adecuado, por ejemplo, cuando son muy chiquitos que una maestra les diga “tonto” es un golpe al corazón y puede quedarse doliendo mucho tiempo.

Estar presente amortigua estas cosas, festejar sus logros por pequeños que sean, saber que los padres somos de su equipo y estamos aquí para formarlos y apoyarlos los hace sentirse seguros y esa seguridad los vuelve hombres exitosos. No importa de dónde seas ni cuáles sean las costumbres de tu familia, la niñez es destino y por eso hay que cuidar mucho esta etapa.

Aprende a leer los ojos y los movimientos de tus hijos. Aprende a soltar y a dejarlos caminar solos para que puedan volar. Nadie nace sabiendo ser padre, lo vas aprendiendo a la par de ellos y no hay mejor aprendizaje y enseñanza que la que viene del corazón. Estar al tanto de ellos puede reducir el riesgo de caer con malas compañías, el abuso de drogas o alcohol, un embarazo no deseado, el aislamiento o la depresión en la adolescencia.

El mundo sería un lugar mejor si todas las madres estamos vinculadas con sus hijos y enseñáramos con amor.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016
Anterior

Víctor y Eloísa

Siguiente

¿Será la madurez?

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>