Acerca de los hijos

No pretendo levantar polémica con estas líneas, ni herir sentimientos, simplemente quiero exponer un punto de vista.
Nunca le pregunté a mis hijos si querían venir al mundo, así como tampoco me pidieron opinión para lo mismo, sin embargo creo que los traes por amor, por instinto y a veces porque así lo dicta la religión y las normas sociales, de hecho así fui educada, me metieron la idea de que algún día iba a ser mamá, desde chiquita se me dijo la consabida frase:

– ¡Ya serás madre!

Entonces recuerdo que cuando ya tenía 20 años empecé a hacer mi proyecto de vida en función a la familia que un día iba a formar, planeé tener 2 hijos, mismos que tuve y con los cuales quise estar presente durante su infancia y adolescencia, deje de trabajar fuera de casa.

Una planea muchas cosas y no todas salen conforme a lo que tienes en mente, sin embargo no reniego por ello y así platicando con una amiga, me dijo:

– ¿Por qué algunos hijos no valoran lo que hacemos por ellos? ¿Por qué mi hija me reclama tantas cosas?
¿Por qué precisamente ella, a la que más he ayudado? ¿Por qué me dice que estoy mal en pedir el divorcio?

Yo le contesté que no hiciera caso a lo que su hija pensara, que solamente se escuchara a sí misma e hiciera lo que ella juzgara conveniente, finalmente siempre van a haber personas a nuestro rededor que no comulguen con nosotras.

También le dije que si ella había decido apoyar a su hija en muchas ocasiones era porque así lo había querido y que por otro lado, era su obligación, que por amor habíamos traído hijos al mundo y era nuestra responsabilidad sacarlos adelante, a lo que ella contestó:

– Tienes razón amiga.

Me permití comentar que no hiciera caso de lo que nadie dijera y que nunca se quedara en un lugar que ya no le gustaba, o con alguien que le provocara malestar, creo que por lo menos se sintió escuchada.
Una decide tener hijos y por lo tanto son nuestra responsabilidad, ya sea que ellos lo valoren o no, finalmente… ese es su boleto.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016
Anterior

Las cosas que uno no decide

Siguiente

Contigo pero sola

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>