Aceptar no es fácil

Aceptar lo que es no siempre es fácil, pero llega un punto en dónde no queda de otra.
Hay que aceptar que no somos invencibles, ni víctimas, ni mucho menos dueños de la verdad.

Existen situaciones que no podemos cambiar, sentimientos que no podemos forzar.
No se puede andar por la vida convenciendo a otro para que vea nuestra verdad, o que luche por lo que nosotros creemos ideal, ni a coincidir en el sentir.
Tenemos que aceptar que la razón es efímera, que muchas veces la realidad es sólo aquello que cada uno vive…

Yo digo: basta de pelear para ganar o para modificar lo que no se puede cambiar.
Quizás hay que resignarse y soltar. Aceptar no es de perdedores, ni de débiles; muchas veces es ser responsable, es respetar, y sobre todo, es dignidad.

Apenas y con suerte podemos cambiar aquello que depende absoluta e únicamente de nosotros.
Ahí dónde la propia visión no es más que una opinión o un deseo, elegir aceptar puede ser el camino más difícil y doloroso de tomar, pero a la vez, es el único en el que a larga nos conviene transitar…

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017
Anterior

Me siento confundida

Siguiente

Beneficios de la nuez

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>