¡Gracias!

El amor me tomó por sorpresa, esto fue algo inesperado, pero es maravilloso este gran asalto. Gracias porque me has hecho recobrar a la mujer que soy, también a la niña que siempre he sido, espontánea, risueña, cariñosa, crédula y juguetona.

Gracias por haber tenido la sensibilidad, la visión de ver más allá de mi apariencia física, por creer que aún tengo mucho para dar como mujer y como tu compañera.

Gracias al universo porque con creces me está devolviendo TODO lo que un día soñé.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Natilla de rompope con nuez

Siguiente

Nuria y el príncipe cibernético X

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>