Día Internacional de la Mujer

Hace más de noventa años que las mujeres luchan en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo. Mujeres de casi todo el mundo, separadas por fronteras, culturas, etnias, lenguas, costumbres, economías y políticas pero unidas en la esperanza de vivir en un mundo en el que puedan participar a la par que el hombre, con las mismas oportunidades, derechos y ventajas.

A finales del siglo XIX, en un crecimiento industrial y turbulento de población y de ideologías, de revoluciones y luchas, surge este día Internacional de la Mujer, que se refiere a todas aquellas, comunes y destacadas en la historia de la humanidad, que han sentido la imperiosa necesidad de ser tomadas en cuenta desde un justo valor. Un recorrido que se registra desde la antigua Grecia, en donde Lisístrata empieza una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra; en la Revolución Francesa, donde las mujeres pedían Libertad, Igualdad y Fraternidad marchando hacia Versalles para exigir el sufragio femenino. Tras un acontecimiento muy importante que se produjo el 25 de marzo de 1911, cuando 146 personas, la mayoría mujeres, murieron en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, poniendo de manifiesto las condiciones inhumanas en las que trabajaban estas mujeres inmigrantes y muy pobres.

El 28 de febrero de 1909, tras una declaración del partido Socialista en Estados Unidos, conmemoraron por primera vez el Día Nacional de la Mujer, y más de 15 mil mujeres salieron a la calle en busca de mejores salarios, la reducción de la jornada laboral y el derecho al voto.

En 1910, la Internacional Socialista proclamó el Día Internacional de la Mujer para reivindicar el sufragio femenino, la no discriminación laboral, el acceso a la educación, y otros derechos fundamentales. La conferencia no decidió un día concreto pero fue decisiva: el día empezó a conmemorarse al año siguiente. Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza lo celebraron el 19 de marzo con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, la inmensa mayoría, mujeres.

De Estados Unidos y Europa Central, la lucha por la reivindicación empezó a extenderse a otras zonas.
En febrero de 1913, las mujeres rusas celebraron el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo. Cuatro años después, en 1917, como reacción a la muerte de más de dos millones de soldados en la guerra, las rusas convocaron una huelga para ese último domingo de febrero. Las protestas y manifestaciones que iniciaron ese 23 de febrero – 8 de marzo en el calendario gregoriano usado en otros países – condujeron a una movilización general que provocó la abdicación del Zar y condujeron a un Gobierno provisional que les concedió el derecho al voto.

Con el paso de los años, se fueron incorporando otros países -China, en 1922, por ejemplo- y mujeres de todo tipo de realidades hasta que el 8 de marzo se ha convertido en un momento de confluencia para reivindicar la igualdad de derechos para todas y recordar que aún no se han alcanzado.

La Carta de las Naciones Unidas, firmada en 1945, fue el primer acuerdo internacional para afirmar el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Desde entonces, la ONU ha ayudado a crear un legado histórico de estrategias, normas, programas y objetivos acordados internacionalmente para mejorar la condición de las mujeres en todo el mundo.

Con los años, la ONU y sus organismos técnicos han promovido la participación de las mujeres en condiciones de igualdad con los hombres en el logro del desarrollo sostenible, la paz, la seguridad y el pleno respeto de los derechos humanos. El empoderamiento de la mujer sigue siendo un elemento central de los esfuerzos de la Organización para hacer frente a los desafíos sociales, económicos y políticos en todo el mundo.

Inteligentes, apasionadas, creativas, complicadas, atrevidas, dadoras de vida, soñadoras, entusiastas, todas y cada una de las mujeres que habitamos la Tierra, merecemos ser tratadas con respeto, reconocidas y valoradas como la base de la familia, la estructura de la sociedad y la fuerza que impulsa al desarrollo creativo. Depende de cada una de nosotras ejercer este papel y ser tratadas dignamente.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016
Anterior

Pescado con mantequilla a las hierbas

Siguiente

El famoso rol femenino

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>