4 círculos y una estrella cambiaron mi vida

Hace algunos años comentaba con una amiga sobre mis ganas y mi necesidad de volver a trabajar dado que mis hijos habían crecido y se había liberado tiempo en mi agenda. Le decía que me encantaría tener un trabajo flexible que tuviera que ver con ayudar a las personas, que pudiera yo hacer desde mi casa, bien remunerado y que además me hiciera sentir satisfecha y plena.
¿Estaría pidiendo demasiado?

Mi amiga, que tiene una buena posición en el área de Recursos de una empresa transnacional hizo el siguiente diagrama, que aún conservo, en una servilleta de papel:

 

 

Me explicó que son muy pocas las personas cuyo trabajo coincide con el punto cuadriculado en medio de los cuatro círculos, y que la mayoría de las personas se pasa la vida en uno, máximo dos de ellos (por lo general dando mayor importancia al de la paga) con la consiguiente insatisfacción en su vida.
Me sonó bastante lógico y pensé rápidamente en todos mis conocidos que se quejaban de sus trabajos por alguna (o todas) las razones que estos círculos mostraban. Y después de preguntarme más acerca de lo que quería hacer me recomendó que explorara el mundo del Coaching.

Me contó de cómo las empresas y algunas personas estaban empezando a recurrir a los servicios de este tipo de profesionales que les ayudaban a través de preguntas a lograr objetivos, transformar las cosas que no les gustaban y vencer sus creencias auto- limitantes. También me contó de cómo una buena certificación en una escuela debidamente acreditada no requería de estudios profesionales previos y no llevaba tanto tiempo.
Me pareció demasiado bueno para ser verdad, así que le pedí su recomendación acerca de cómo averiguar más. Ella me comentó que en su empresa contrataban Coaches Co-Activos de CTI (The Coaches Training Institute www.coactive.mx ) que es la primera escuela en el mundo acreditada por la Federación Internacional de Coaches.

El programa de Coaching Co-Activo, que se imparte en México, Monterrey y Guadalajara, tiene sus orígenes en Estados Unidos desde inicios de los años 90. Se imparte adicionalmente en 25 países y es el programa en el que más Coaches se forman cada año de manera presencial en todo el mundo. Y tiene un Modelo muy poderoso de 5 módulos presenciales para aprender a ser Coach, y que les comparto aquí:

 

El término Co-Activo viene de la combinación del Hacer y el Ser que es fundamental tener en cuenta para lograr objetivos o transformaciones. En otras palabras para lograr algo hay que ver no solo lo que se tiene que HACER sino también lo que tenemos que SER para conseguirlo. La falta de esta combinación es lo que descarrila muchos esfuerzos que terminan por no llegar a buen término.

Además, tiene como pilares el que las personas son, por naturaleza, creativas, completas y llenas de recursos, y se centra en la totalidad de la persona en sus múltiples dimensiones, buscando suscitar su transformación a través de 3 principios básicos:

 

  • Plenitud, que tiene que ver con vivir una vida en la que nuestro propósito y nuestros valores estén alineados
  • Equilibrio, que tiene que ver con la posibilidad de ver diferentes perspectivas y elegir, idealmente desde nuestros valores y propósito.
  • Proceso, que tiene que ver con estar presente en lo que está pasando en nuestra vida conscientes de nuestras emociones y usándolas como recurso, en lugar de ser un simple espectador.

 

El Modelo se apoya también en 5 contextos que los Coaches tienen que ejercitar en todo momento, y que son la escucha, la curiosidad, la intuición, la auto-gestión, e impulsar la acción/profundizar en el aprendizaje.

En poco tiempo me di cuenta del poder de este Modelo Co-Activo, que resultó ser más que un modelo de Coaching un modelo para estar en relación en mi vida. Lo empecé a aplicar con mis hijos y mi marido y me di cuenta de lo diferente que resultaba relacionarme con ellos desde una posición en la que los veía completos, creativos y llenos de recursos. Empecé a preguntar más y a decir menos qué tenían que hacer, y a confiar más en que les podía tener más confianza e impulsarlos en sus objetivos de una manera distinta.

También en poco tiempo empecé a tener clientes, pues en los cursos te dejan tareas de práctica que para mi sorpresa empezaron a ayudar a otros, quienes a su vez quisieron empezar a trabajar conmigo como su Coach. Poco a poco fui ganando experiencia y extendiendo mi práctica, y aunque me pude haber orientado hacia las empresas decidí orientarme hacia el segmento de mujeres, que como yo, buscan empezar de nuevo de una manera diferente, reconvirtiéndose de manera personal y profesional.

Y es que un Coach de vida puede cobrar entre $ 500 y $1,500 pesos por hora, dependiendo de su clientela y su nivel de preparación. Además me encanta trabajar desde mi casa por teléfono o Skype, en ocasiones (lo confieso) sin quitarme los pantalones de la pijama.
Finalmente, tengo todo lo que buscaba.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016
Anterior

Si fuese musica...

Siguiente

Las amigas cambian

3 Comentarios

  1. Anonimo
    18 mayo, 2016 at 12:48 pm — Responder

    Entonces ayudas a los demas a vivir mejor y quien te ayuda a ti a vivir mejor? Yo opino que primero tienes que buscar ayuda profesional para poder ayudar a los demas y estar listo. Y que tipo de personas te ayudan si no tienen ninguna preparacion escolar? Hay asesorias? Yo solo estudie hasta la preparatoria no tengo mas estudios y no hablo otro idioma, entonces como puedo saber si soy la persona adecuada para ayudar a los demas? Necesito tambien que a mi me orienten y me den consejos para salir adelante, quiero ayudar a los demas. Cuanto cuestan los cursos?

  2. Patty
    18 mayo, 2016 at 2:37 pm — Responder

    Siempre eh creido que es importante trabajar cuando los niños crecen, en donde puedo informarme de este entrenamiento? gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>