Mi regalo

Cada año todos recibimos por lo menos un regalo en nuestro cumpleaños y la verdad es algo muy grato. Muchas veces recibir un obsequio causa sorpresa y emoción.

Cuando doy un presente me gusta pensar en la persona, en sus gustos, en lo que pudiera agradarle, a veces damos cosas sin realmente analizar qué es lo que realmente usa ese individuo, en su color favorito, en su bebida predilecta.

También me ha tocado recibir “roperazos”, esos regalitos que alguna vez alguien recibió y no fueron de su agrado y decide guardarlos para a su vez regalarlos e ir saliendo del paso, según ellos para no llegar con las manos vacías. A veces son tan despistados que te dan alimentos caducados.
La edad te vuelve mas relajado y ya no das importancia a esa clase de acciones.

No me gusta regalar perfumes a menos que conozca las preferencias de la persona y a veces también me llego a preguntar:

– ¿Usará perfume?

– ¿Qué clase de aroma será de su agrado?

– ¿Será alérgica?

Trato de pensar en algo que pueda ser de utilidad, en algo bonito, aunque también hubo ocasiones en que me llegó a dar dolor de cabeza el tener que pensar tanto.

– ¿Y ahora que le doy?

– ¿Qué le llevó?

Confieso que hay una persona a la que nunca le atiné, bueno sí… ¡a mis dolores de cabeza!
Jamás la agradó nada de lo que le di.

Trato de observar si usa aretes de fantasía, si le gustan largos, pegaditos al lóbulo, chiquitos o grandes, lo mismo que los collares.

Regalar me da satisfacción, ver la cara de alegría en la persona que extiende la mano para recibir el detalle. Es por eso que un día, hace ya varios años decidí que voy a regalarme siempre algo el día de mi cumpleaños, la verdad es algo que me llena mucho y me pongo a pensar meses antes qué me quiero comprar. Me produce emoción darme algo a mi misma y quién mejor que yo para saber qué necesito, cómo lo quiero, de qué color…
Darme algo me ilusiona.

¿Qué es lo quiero para este cumpleaños?

Solita lo empiezo a disfrutar y en ocasiones ahorro para cuando llegue el día.

Cuando terminé de pagar la universidad de mi hija también me hice un regalo, sentí que merecía un premio.

Intenta regalarte algo el día de tu cumpleaños, de verdad te vas a sentir contenta de darte “ese algo” que tú realmente anhelas.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016
Anterior

A mi sí me gusta

Siguiente

¿Y sí los soltaste?

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>