¡Se me perdió un año!

Esta mañana, tomando café con Hugo y platicando mientras desayunábamos, antes de que se fuera a trabajar, hablando de todo un poco, salió el tema de mi próximo cumpleaños.
Que si mi cumpleaños esto, que si mi cumpleaños el otro, que cómo lo festejamos, jijiji y jojojo cuando de pronto me dice:

– ¡Ya cumples 43!

Acto seguido, reacciono de inmediato y digo con toda certeza, empezando a sentirme ofendida de que mi propio esposo no supiera mi edad con exactitud:

– ¡Claro que no! ¡Cumplo 44!

De ahí se desata una serie de aclaraciones, recuerdos que puedan comprobar quién tiene la razón, etcétera y…
Efectivamente, ¡cumplo 43!

¡Nunca tuve 42 años!
Todos los documentos, formularios y solicitudes que he llenado a lo largo de este año, dicen con mi puño y letra que tengo 43 años.
¡Me salté los 42!

Me parece gravísimo no haber tenido nunca 42.
No sé si esto habla de la falta de atención a mi persona, por mi parte obviamente, o si estoy muy distraída o muy ocupada viviendo siempre de prisa.
Lo que sí sé es que este acontecimiento me abofeteó y me doy cuenta que tengo que sentarme un rato y tomar las cosas con calma.

Me queda claro que me faltó vivir un año.
¡Me faltó un año de mi vida!
Bueno, voy a tener 42 años sólo por 15 días…

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016
Anterior

Sexta carrera Cáncer de mama

Siguiente

Breves consejos

1 Comentario

  1. Pau
    24 agosto, 2016 at 10:47 pm — Responder

    ke divertido jajajaja
    a mi hermana se le perdieron 3! esta loca
    jajajaja ojala que no me pase nunca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>