Los enfermos, la paciencia y el amor

Qué triste es tener un enfermo en casa ya sea temporal, crónico, incurable o fase terminal; sea cual sea el caso es un enfermo y genera muchos cambios. No es sólo el caldito de pollo, el cariño y el apapacho también es el tiempo que les dedicas, la forma de ahorrar y cómo cambia tu vida.

Cuando la afección es temporal los que viven en casa siempre se dan un tiempo para pasar y consentir al enfermo, llevarle un regalito, unas flores, y comida, entre otros detalles; generalmente 2 o 3 visitas al médico y unas cuantas medicinas aunado al cariño con que lo tratan, se soluciona todo en un par de semanas.

Cuando el padecimiento es crónico se acostumbran en casa a escuchar igual que siempre, las visitas al doctor ya no son tan frecuentes y los medicamentos son comunes.

Pero ¿qué pasa cuando te dicen que la enfermedad es incurable o terminal?
Es como recibir una cubetada de agua fría que no te deja reaccionar.
¿Cómo le dices a tu enfermo, cómo le avisas a los demás familiares y amigos, cómo te preparas para hacerlo feliz el tiempo que le quede sin que te vea sufrir?
¿Qué fuerte no?

Es tan duro enterase… ¿Qué hacer? Llorar, gritar, preguntar a Dios ¿por qué? Uno no encuentra respuestas, no existen, jamás llegan.
Es aún peor, cuando no tienen un seguro de gastos médicos mayores y ningún tipo de asistencia médica social, ya sea IMSS o ISSSTE.

Cuando hay que tratar una enfermedad incurable y el paciente no cuenta con seguro médico, no solo acaba con el enfermo, también con la familia en todos los aspectos: moral, emocional y económico. Los familiares comienzan a desesperarse y surgen los problemas entre ellos, todos opinan diferente, todos aportan ideas, todos critican, pero ¿qué creen? “no todos apoyan económica ni fisicamente”.

Cuando están afiliados al IMSS o al ISSTE es difícil manejar que tu ser querido este ahí, con sólo una cortina que divide a un enfermo de otro, escuchar los quejidos de los demás pacientes, que huela lo que los demás hacen, y por si fuera poco, que escuchen la poca sensibilidad que tienen los doctores al referirse a ellos.
En ese momento es cuando le pides de corazón “a quien más fe le tienes” de acuerdo a tus creencias, que te ayude a que no sufra y te de el valor para no ser egoísta y dejarlo ir.

Personalmente, yo perdí a mi mamá hace 7 años y a mi papá hace 4 meses. A los dos los atendieron en el IMSS, fue tan desagradable tenerlos en esa institución, que cada vez que paso por ahí, se me hace un nudo en la garganta.
Tanto mi mamá, como mi papá, padecían una enfermedad incurable; de acuerdo con mi esposo, que ha sido mi único apoyo en todos los sentidos, optamos por sacarlos de hospital, con la opción de dado de “alta voluntaria” para que descansaran en casa.

Alguien muy querido recomendó a mis padres en el IMSS por lo que en ambos casos estuvieron muy bien atendidos; pero tristemente, me toco ser testigo de los malos tratos, los comentarios irónicos y tristes hacia la gente que no tiene “recomendación” o no se atreve ni a defenderse por miedo a que no atiendan a sus parientes.

Cuando tú acompañas como “familiar” a un enfermo en este tipo de hospitales, te vuelves amigo de todos los familiares de los demás enfermos del piso, les echas porras, los abrazas cuando lloran, les das ánimo, les convidas de lo que traigas, o les ayudas a cuidarlos. Son tan largas las noches en un sanatorio de estos que no se lo deseas ni a tu peor enemigo.

Tener que ir por el “pato o el cómodo” para ponérselo a mi enfermo, es de lo que más me ha dolido, y no por tener que entrar al séptico por el aparato en cuestión, sino por darme cuenta de que ya no dependen de ellos mismos y es el principio del fin.

Si tú alguna vez tienes un pariente con una enfermedad incurable o terminal, sólo te puedo decir: sácalo del hospital, ya sea IMSS, ISSTE, particular o el mejor del mundo. Ningún hospital les dará la tranquilidad y paz que su cama les brinda.

Ten toda la paciencia del mundo con ellos, al principio toda la familia te querrá ayudar, pero la realidad es que no todos “le entran al toro”, y pocos resisten. Si tú eres el designado, ¡Felicidades! tu amor será la mejor medicina para ellos, abrázalos, diles que los amas, complácelos en todo, bésalos y dales de comer lo que te pidan. Si se enojan contigo, no les hagas caso y síguelos queriendo como son, no te desesperes, aunque cambiará tu vida al 100%, sólo dedícate a ellos. Procura tomar descansos, sal y grita y ¡enójate! se vale, pero nunca frente a ellos.
Cambia su pañal con tanto amor como si fueran bebés, límpialos como si limpiaras un cristal, así de frágiles son, péinalos como si fueran hilos de oro y hazlos que brillen, siempre tenlos limpios, se lo merecen, son seres humanos, nunca sientas asco, recuerda que ellos te cuidaron alguna vez y tenerles asco les rompe el alma. Ten su entorno limpio y agradable, ponles música, prende la tele o léeles. Si ellos son creyentes en algo o en alguien haz la oración que más les guste. Si económicamente te están acabando, no importa, siempre hay alguien que te tiende la mano, acepta toda la ayuda económica que te den, finalmente tú tienes dos manos y dos pies para luego salir del bache, pero no dejes que a ellos les falte algo. No importa si son días, semanas, meses los que les quedan, entrega a tu enfermo tu 100 por ciento, ¿Sabes por qué?
Porque algún día despertarás y ellos ya no estarán a tu lado.
Ese día podrás respirar profundamente y agradecer a la vida por haber ayudado a cerrar con dignidad otra.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Huachinango a las finas hierbas

Siguiente

Brownies de yogurt

15 Comentarios

  1. Leonor
    4 agosto, 2015 at 3:50 pm — Responder

    Yo tuve el privilegio de cuidar a una gran mujer, le di todo mi amor y me dediqué con todo el cariño del mundo a que nada le faltara.
    No hay satisfacción más grande que esa entrega incondicional, las tardes juntas, las platicas llenas de recuerdos…
    El dolor de la pérdida se mitiga un poco cuando te entregaste por completo
    Gacias Bely!

    • Bely
      4 agosto, 2015 at 3:56 pm — Responder

      Gracias por tu comentario! Es cierto la satisfacción que te queda es enorme! Ese tiempo dedicado se te va al alma! Un abrazo, beso Bely

  2. Anonimo
    4 agosto, 2015 at 3:51 pm — Responder

    eres una gran mujer, no cualquiera hace lo que tu hicistes, dios te lo va a recompensar

    • Bely
      4 agosto, 2015 at 3:58 pm — Responder

      Gracias por tu comentario! Besos

  3. Anonimo
    4 agosto, 2015 at 3:51 pm — Responder

    y pensar que hay tantas personas que estan solos en un hospital, y que asi como vivieron solos se murieron solos
    no es justo que la gente encuentre estorboso a un padre que se hizo viejo, es increible que puedan olvidar lo que ese padre o madre hizo por ellos

    • Bely
      4 agosto, 2015 at 3:59 pm — Responder

      Exactamente! Hay que cuidarlos y quererlos

  4. Anonimo
    4 agosto, 2015 at 3:52 pm — Responder

    me hiciste llorar Bely, mi mamá falleció la semana pasada en Cancerología, de cáncer pulmonar, fue una experiencia durísima, humillante, denigrante, no tenemos dinero para un médico particular y gracias a Dios nos recibieron ahí, pero tuvimos que soportar que las enfermeras nos hablaran mal, que mi mamá tuviera que estar de pie horas enteras después de la radiación para que le dieran su siguiente cita, que tuviera dolor y me dijeran que esperara porque estaban cambiando el turno de las enfermeras y la espera a veces fue de 45 minutos…
    Al final, después de la serie de radiaciones que recibió, nos dijeron que había que darle quimioterapia y ella ya no quiso que la trataran, así es que como tú la llevamos a la casa y murió a los 17 días de llegar.
    Me quiero quejar anónimamente porque no tengo el valor de restregarle en la cara a mis hermanos que no me ayudaron ni con un plato de arroz, que no tuvieron tiempo para venirla a ver y ahora, están peleando conmigo por las pocas cosas que mi mamá me regaló antes de morir. Una cadenita con una cruz de oro es lo más valioso del bonche que dejó… Tengo mucho enojo porque eramos clase media y ahora no tenemos ni en qué caernos muertos, no por la enfermedad de mi mamá sino por el despilfarro de mi papá que todo lo que recibe de la pensión del seguro lo gasta en mujeres y alcohol.
    Te quiero dar las gracias porque esta historia me inspiró a tener el valor de desahogarme y poder sacar de mi alma esto que me quema y me envenena.
    Que Dios te bendiga a ti y a tu esposo

    • Bely
      4 agosto, 2015 at 3:54 pm — Responder

      Uff que fuerte y que difícil, dicen que del sol y familia mientras más lejos mejor! Ja ja! Yo te aplaudo por tu valor de comentar tu situación y te agradezco la dedicación a tu mami! Creeme que eso te abrirá muchos caminos para que todo regrese a ti en amor y buenaventura. Escoge una foto de tu mami la que tenga su mejor sonrisa y todos los días plática con ella y dile que te mande mucha paz y que te abra los caminos! Ahora tienes la Bendición más grande a tu lado llamó Ángel , ellos no mueren sólo pasan a otra vida y energía que anda cerca de ti! Eso es padre, si puedes compra un libro que se llama ” entre el cielo y la tierra” o Francisco es de Yohana Gracia, no sabes como te ayudara a ver lo felices que andan como ángeles brincoteando en el cielo. Por favor si en algún momento te sientes triste no dudes en escribirme! Es un honor leerte. Muchas gracias Bely

  5. Anonimo
    4 agosto, 2015 at 3:53 pm — Responder

    Cierto!! Y te da satisfacción haberlo hecho!

    • Bely
      4 agosto, 2015 at 3:55 pm — Responder

      Exacto te llena el alma! Gracias por tu comentario

  6. Anonimo
    4 agosto, 2015 at 3:56 pm — Responder

    pues no te deberias de quejar por lo que pasa en un hospital del gobierno, y menos si entraste como influyente, cuando hay mucha gente que ni eso puede recibir, que se muere a media calle o en su casa sin poder comprar ni una aspirina. pobre persona que tuvo que ir al septico por el pato o que tuvo que aguantar los olores de otros, entraste con ayuda de alguien, como recomendada…

    • Anonimo
      4 agosto, 2015 at 3:57 pm — Responder

      Anónimo, si lo vuelves a leer , te darás cuenta que no es una queja . Simplemente está expresando su dolor y una historia que a muchos seguramente les ha pasado. Ella todavía reconoce la suerte que tuvo, en ningún momento se compara con aquellas que tal vez su historia sea mucho más trágica, repito, es su historia. Gracia por compartir Bely me emocionó mucho tu historia lleva un mensaje profundo.

    • Anonimo
      4 agosto, 2015 at 3:57 pm — Responder

      siempre hay gente negativa como anónimo que no sabe ni lo que dice
      influyente? recomendada? que tiene que ver eso?
      como dice el otro anonimo, no se esta quejando.
      eres una persona muy negativa, no escribas nada por favor si no vas a decir algo positivo, es descortes y rudo con Bely, ella esta hablando con el corazon.
      te felicito Bely, me encanto!! Ignora a las personas negativas

  7. 9 agosto, 2015 at 3:10 am — Responder

    Estimulacion cognitiva, amor y paciencia, principales claves para cuidar a un enfermo de Alzheimer – Enfermedad mental – Noticias, ultima hora, videos y fotos de Enfermedad mental en lainformacion.

  8. 9 agosto, 2015 at 3:49 pm — Responder

    Otra de las claves a tener en cuenta cuando uno se enfrenta ante un caso asi es la paciencia porque, tal y como ha explicado el experto, se producen situaciones “bastante complejas” que requieren de una elevada dosis de paciencia por parte de los cuidadores. Se acaban convirtiendo en ninos y tu en sus padres”, ha apostillado Barredo.

Responder a Anonimo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>