Ayudar a tiempo

Un día como muchos , la alegría de Fernanda que mucho le caracterizaba, comenzó a apagarse, pelo largo, lacio, obscuro; sonrisa como dirían en mi ciudad Colgate, perfecta, ocupada por el bienestar de los demás, pero nunca por ella, entregaba día a día lo mejor se sí. Una mujer con hijos y un matrimonio relativamente perfecto.

Apareció con lentes muy grandes obscuros, no hacía ningún gesto y mucho menos muecas, se sentó alejada de los demás, su silencio no destacaba, parecía que tenía miedo, así sucedió durante una semana. Empezó a adelgazar y se veía de maravilla pero apagada, no sabíamos realmente que pasaba, decidimos acercarnos a ella y preguntarle:

– Fer, estas bien?

Volteo la cara completamente y no dijo mucho, sólo se recargo en mi hombro y me dijo:

– Te hablo al rato.

Llegué a la casa y pensé que podría estar pasándole. La llamada llegó y me dijo:

– No estoy bien.
– ¿Qué pasó?
– En realidad, siento un vacío enorme, me da miedo enfermar o morir, no soporto estar con muchas personas a la vez, y siento una gran tristeza, no duermo bien y me pongo a pensar en el futuro.
– Necesitas ayuda, en esta época, ya todo lo emocional se puede solucionar.

Inmediatamente, otra amiga y yo la llevamos con un especialista, pasaron dos semanas y no mejoraba, recurrimos a dos especialistas más y nada.
Hasta que encontramos uno que pudo ayudarla. Ella empezó a sacar sus miedos, a platicar lo que sentía, y después de cuatro meses ya era la Fernanda de siempre. Por acumulación de estrés, de ver por los demás y no por ella, de tener desilusiones y tristezas… se vio envuelta en una enfermedad que se llama Ataques de Pánico.

Ahora ella es la misma de siempre con su sonrisa de oreja a oreja. Empezó a ocuparse de ella y alejó de su vida a toda persona que pudiera lastimarla y todo que pudiera herirla otra vez. Un gran camino tuvo que recorrer para aprender que a toda persona en un momento de su vida, le puede dar un ataque de pánico.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

¿Ya tienes disfraz?

Siguiente

Souffle de Huauzontles

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>