Para mis padres con amor

Tarde tranquila, nublada, sin ruido… tarde de inspiración.

Estoy sentada en la sala de mi casa escuchando la bella música de IL´DIVO, y justo cuando cantan la de My Way no puedo dejar de pensar en mi padre.  Un hombre que siempre hizo lo que quiso, muy acostumbrado a vivir bien, un hombre muy limpio, bien vestido, ojo alegre, muy guapo y bohemio sin duda, ya que no cantaba mal las rancheras, tocando siempre la guitarra. Y esta canción muy famosa que la canta Frank Sinatra entre otros, le quedaba como anillo al dedo. Como seguramente a muchos hombres más, ya que habla de eso, que siempre vivió a su manera, que nosotros le llamamos soledad, a lo que él llama libertad.

Hace 31 años, mi padre se separó de mi madre, dejándola destrozada se fue a vivir su libertad. Decidió que quería irse a estudiar o a mejorar su inglés a Boston dejando hijos, unos con la abuela y otros con mi madre. Fué muy fácil para él ya que nadie nunca le dijo que no. Se estuvo sólo 3 meses y regreso porque se sentía sólo, así siempre hacia con todos lo caprichos que se le fueron ocurriendo. Terminó viviendo con mi abuela en la misma ciudad pero en diferente casa hasta que ella murió muerte.

Como dije, hace 31 años se separa de mi madre pero sólo hasta hace 17 años le pide el divorcio, justo 10 meses antes de que muriera mi abuela, lo cual nos dejó a todos con la boca abierta, era algo que jamás pensamos que iba a suceder, como dice la canción – sorpresas te da la vida – y una vez más hace acto de presencia otro de sus caprichos.
Después de 3 o 4 años de vivir solo decide que quiere estar con sus hijos y regresa a vivir a la Ciudad de Mèxico a un departamento muy pequeño. Si, así es, regresa a estar cerca de sus hijos pero haciendo su vida de soltero sin que nadie lo moleste. Pero como mi madre y mi abuela nos inculcaron tan buenas bases, y el respeto hacia él, no me cabe duda alguna de que esa es la razón por la que lo cuidamos y lo atendemos tanto.

Él ahora tiene 84 años y casi no ve debido a unas cicatrices que tiene en los ojos desde que era niño, que con el tiempo le impidieron tener buena vista. Hoy en día no le importa si está arreglado o no, por lo cual tengo que decirle que se tiene que bañar y cambiar la ropa, como ponerse la pijama de noche y lavarse los dientes.
Me doy cuenta que se está portando un niño chiquito (finalmente caprichoso), pregunta lo mismo y lo mismo a cada rato, y ya no puede vivir solo. Hoy en día, después de todos estos años, está viviendo con nosotros y mi madre me sigue dando lecciones extraordinarias de tolerancia y solidaridad.

Con lagrimas en los ojos estoy escribiendo esto, porque no hay duda que para mi es un aprendizaje día a día, y me doy cuenta que no hay cosa más bella que tener a los padres en vida y dar lo mejor de uno, se siente tan bien, hayan sido como hayan sido. Mi madre es una mujer muy inteligente de 81 años con una vitalidad y energía tal, que a veces me da miedo que se vaya a quebrar, hoy es un roble, con esa elegancia y clase que la han caracterizado siempre, ¡es impresionante! Tal vez no se lo digo muy seguido, pero la admiro tanto, que sé que difícilmente alguno de sus hijos la podremos superar.
A todas aquellas personas que han tenido la oportunidad de cuidar y apapachar a sus papás, mis respetos y mi admiración porque no es fácil, pero tampoco imposible.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Pozole rojo

Siguiente

Mi año verde III

3 Comentarios

  1. anónimo
    18 septiembre, 2015 at 6:13 pm — Responder

    Cuando las cosas se hacen con respeto y amor, todo sale bien y siempre quedará una gran satisfacción y un gran ejemplo para con los hijos también. HERMOSO !!!

  2. Joselito
    21 septiembre, 2015 at 7:39 am — Responder

    Qué difícil cuidar a los padres, pero por otro lado es importante que recordemos siempre que esos seres nos dieron la vida y les debemos el cuidado que nos propinaron en nuestra infancia

  3. Carolina
    22 septiembre, 2015 at 8:32 am — Responder

    No, si los hombres siempre están perdonados de antemano, hagan lo que hagan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>