La nena

La nena es nueve años menor que yo, lo que me facilita que recuerde casi el cien por ciento de nuestra vida juntas. Desde que nació impactó mi existencia, digamos que mis papás me regalaron una muñeca de carne y hueso. La peinaba, la vestía, la defendía, y cuidarla fue una de esas cosas que te enseñan los padres sin tener que darte una lección.

Cuando mi novio me visitaba ella se hacía presente toda la tarde, se metía a presión entre los dos aunque el hueco fuera del tamaño de una lenteja. Decía que era su novio también y se mandó a hacer una camiseta con su nombre. La llevamos al cine cientos de veces, a tomar helado, a la clase de gimnasia y nos gustaba comprarle chocolates Carlos V (pronúnciese como letra y no como número romano) y dulces.

Cuando la nena empezó a tener novio y a salir de “reventón” yo ya estaba casada y tristemente no pudimos recorrer este tramo juntas, nuestros intereses eran tan distintos que nos distanciamos irremediablemente. Yo me enteraba poco de lo que hacía a través de mi mamá y a ella, por su edad, no le interesaba nada lo que hacía en mi vida aburrida de señora. Sin embargo, volvimos a tomar la relación en donde la dejamos cuando ella se casó. Éramos vecinas, y el amor filial entre hermanas, primos y sobrinos ha sido inmenso y de excelente calidad. Sus hijos son como si fueran míos, adorables, cercanos, incondicionales… las mejores personas del mundo.

Mi hermana vive en otra ciudad desde hace diez años por lo que mayormente nos relacionamos vía telefónica. Nos hablamos casi todos los días, a veces más de una vez al día y constantemente nos mandamos mensajes de texto. Estamos en comunicación constante y ante cualquier contratiempo recurrimos una a la otra para contarnos, desahogarnos y darnos consejos.

Este fin de semana estuvo aquí porque está haciendo los últimos trámites antes de mudarse a otro continente por tiempo indefinido. Y ahora que lo escribo me hace un poco de ruido esto del “tiempo indefinido”, me hago absolutamente consciente de que hoy, en la tarde, cuando se vaya al aeropuerto nos vamos a despedir por tiempo indefinido. Seguiremos hablando y platicando casi todos los días, estoy segura y planearemos el reencuentro lo antes posible, pero es inevitable sentir apachurrado el corazón al pensar que un océano va a estar entre las dos.

Nena, sé que esto es la culminación de un sueño perseguido por años. Sé que vas a ser feliz y tu familia estará más unida que nunca. Vas a disfrutar las bondades de un país primer mundista que tiene tanto que ofrecerte y tus cualidades te llenarán de amigas como sucedió en tu primer cambio de ciudad. Que el camino esté lleno de luz, paz, abundancia y amor para todos ustedes. Mi corazón se va contigo y se queda aquí para darte siempre lo mejor de mi. Te amo.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Mi seno y su cáncer

Siguiente

Esto es vida

4 Comentarios

  1. Anonimo
    4 agosto, 2015 at 4:28 pm — Responder

    TE AMO A TI Y A TU BONITA FAMILIA Y AUNQUE NO NOS VEÍAMOS CON FRECUENCIA ,LOS TRAEMOS SIEMPRE EN NUESTRO PENSAMIENTO. QUE PODEMOS DESEAR PARA UDS? SOLAMENTE FELICIDAD, AMOR Y MUCHA COMPRENSIÓN……..!
    QUE LOS VAMOS A EXTRAÑAR? CLARO QUE SI! PERO NOS CONSUELA Y ALEGRA, QUE UDS. Y SU BONITA FAMILIA, VAN HA ESTAR JUNTOS Y MAS UNIDOS QUE NUNCA!. QUE SUS RESPECTIVOS ÁNGELES LOS CUIDEN Y LOS ACOMPAÑEN! LOS QUEREMOS Y QUE PASE EL TIEMPO PRONTO PARA QUE NOS VOLVAMOS A VER! BESOS PARA TODOS! MUITOS BEIJOS PARA VOCES!!

  2. Anonimo
    4 agosto, 2015 at 4:29 pm — Responder

    Se me estruja el corazón al leer esto.
    Las dos han sido como mis hermanas y
    Se que siempre cuento con ustedes
    Nena, sabes lo que te voy a extrañar, aunque hemos estado lejos desde hace varios años siempre han estado presentes tu y tu familia. Los adoro y les deseo lo mejor.

  3. Anonimo Ortiz
    4 agosto, 2015 at 4:30 pm — Responder

    No esta tan lejos. Nada mas díganle al Chaparrito que se apure con el “bungalito” y los vamos a visitar jajajajaha Les mando un beso a las dos hermanas !

  4. En el exilio
    4 agosto, 2015 at 4:30 pm — Responder

    “Por tiempo indefinido” parece un tiempo muy largo. Ya les tocará a ustedes “definir” la próxima vez que se vean, en Navidad, en tu cumpleaños, para Semana Santa, en el verano, son tiempos definidos que las ayudará a hacer mas corta la espera hasta la próxima vez que se vean.

    Un abrazo Nena, te deseo lo mejor, seguramente se verán más pronto de lo que imaginan.

    Besos a las dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>