Cielo Azul

¿Han oído esa frase que dice que hay personas que nacen con estrella y otras que nacen estrelladas?
Pues resistiéndome a creer en ese tipo de etiquetas y presagios que en un momento dado pueden marcar a la gente en su andar por la vida, debo reconocer que conozco a una mujer que nació con una estrella gigante sobre su cabeza.

Cielo Azul, como me gusta llamarla, nació para brillar.
Pero antes de seguir con el relato, quiero aclarar que este no es su nombre verdadero, es uno de los mil sobrenombres que usamos para referirnos a ella, pues algo que la caracteriza es que al hablar, te apoda reina, corazón, cariño y todo tipo de cursilerías que saliendo de su boca no suenan nada mal.

Es culta, inteligente, brillante y no me perdonaría que no destaque que tiene excelente ortografía. Ha cambiado varias veces de trabajo y en todos ha dejado una huella súper profesional y eficiente. Tiene varios logros en su haber y a mi me gusta quitarme el sombrero cuando hablo de ella y enumero sus cualidades interminables.

Pero volviendo al asunto de la estrella, Cielo nació y creció con el rechazo de una madre inmadura e infantil que cegada por la envidia y la frustración no ha sabido apreciarla y valorarla. Puede ser que al leer esto sientan un poco de tristeza por Cielo, pero realmente por quien hay que sentirla es por la madre que se ha perdido el placer de disfrutar a una de las mejores personas que habitan la Tierra.
Y es aquí en donde la estrella aparece, porque a pesar de lo que debe provocar que sea tu madre la principal adversaria en tu vida, brilla como los rayos del sol.
Es la mayor de tres hermanos, a los cuales les ha demostrado un amor incondicional y un ejemplo a seguir. Es madre de un joven adolescente con el que ha entablado una buena relación enseñándole que las vicisitudes de la vida no pueden detener el camino de nadie.
Con amigos que conserva desde la infancia, con el cariño de tíos, primos y sobrinos por igual. Siempre ocupada, pero siempre presente; con mil responsabilidades pero siempre dispuesta. Una Supergirl en toda la extensión de la palabra.

Hoy que atraviesa un momento crítico en su vida laboral, quiero decirle que todo va a estar bien, que no hay nada de qué preocuparse porque una vez más el viento va a soplar a su favor, porque al final…
nació con estrella.

Te amo.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016
Anterior

Vanidad

Siguiente

El mal consumo de azúcar

1 Comentario

  1. Mariana
    13 enero, 2016 at 5:43 pm — Responder

    Tengo el privilegio de conocer a Cielo, y además de resaltar todos los adjetivos que ya le diste, quiero agregar que es una guerrera incansable, afortunados son las personas para las que ha trabajado y mas aún para las que siguen, te quiero Cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>