Nuria y el príncipe cibernético VI

Decididamente el aire de las montañas inyectó a Adrián de energía y positivismo. Ha pasado unos días estupendos con su familia pero no ha podido romper completamente los vínculos con Dani y Nuri. Cada vez que tiene oportunidad se escabulle para llamarles por teléfono. Con Nuri las llamadas son complicadas porque sigue castigada y tiene que esconderse o buscar una excusa para salir de la casa y Dani siempre puede atender la llamada pero duran 3 minutos máximo porque generalmente está en una fiesta, o en un evento social y no quiere perder el tiempo en el celular.

Los papás de Nuria deciden mandarla a la Ciudad de México unos días, a casa de las primas, con la finalidad de que se olvide del tipejo ese. No les costó mucho trabajo convencerla porque ella pensó que al fin sería libre para hablar con su novio cada vez que le venga en gana. Las primas de Nuria están felices de que va a hospedarse unos días en su casa y rápidamente hacen un itinerario con actividades culturales y recreativas para agasajar a la invitada. No podemos evitar mencionar que ellas están enteradas del desvarío de Nuri, por lo que también hicieron una lista de posibles galanes para ella.

Nuria llega al Distrito Federal y le dan una bienvenida con bombos y platillos. Los paseos no se hacen esperar y tantas actividades logran alejarla un poco de la idea bizarra de estar hablando a Canada con Filo. Una de sus primas le hace saber que esa noche van a ir a una fiesta de la universidad, es en casa de una de sus mejores amigas, Angie, y la diversión está garantizada porque siempre se ha destacado por ser una excelente anfitriona.

Por su parte, Danielle se está arreglando, no de muy buena gana, para ir a una cena de “puras niñas” en casa de su prima. La verdad es que a ella esas fiestas sin testosterona le dan mucha flojera pero está muy comprometida y decide ir con sus dos mejores amigas, con el plan anticipado de salirse acabando de cenar e ir a un “antro” a hacer que la noche valga la pena. Como es su estilo, elige un atuendo que deja muy poco a la imaginación y planeando no ser de las primeras en llegar, se dirige a la cena en casa de su prima Angelique.

Dani y sus amigas son las últimas en llegar al evento, solo de ver por encimita se dan cuenta de que las horas antes de la cena van a ser muy largas, por lo que se dirigen al bar y se toman un shot de tequila para que sea más llevadero el momento. Las tres amigas están sentadas bebiendo un poco apartadas del grupo, platicando de todo y de nada cuando la conversación de al lado las hace girar súbitamente:
-“Si, ahora mi novio Adrián está vacacionando en Whistler con su papá y su hermano, me da pena decirlo, pero todavía no nos conocemos, es mi novio cibernético”, relata Nuria entusiasmada.
-“¿Adrián Gómez?”, interrumpe Danielle
-“Si, ¿lo conoces?
Una sonora carcajada sale de la boca de Danielle y sus amigas con tanta fuerza que retumban las paredes y captan la atención del resto del grupo…

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Feng Shui

Siguiente

Me preguntaron si soy lesbiana

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>