Nuria y el príncipe cibernético II

Nuria llega radiante al café de las amigas, se le ve feliz, enamorada. Cuenta entusiasmada cómo todos los días abre su computadora y encuentra fotografías de ramos de rosas, canciones y declaraciones de amor por parte de Adrián.
Para ellos ya no es suficiente entrar a la mesa de backgammon, ya quieren hablar a solas, de amor, de un futuro juntos… de cuándo se verán por primera vez….
Por otra parte, los padres de Nuri están preocupados por ella. Ya no quiere salir con Jorge, un joven de sociedad, guapo, de una familia de alcurnia y con un nivel económico alto, que tiene años pretendiéndola. Pasa demasiado tiempo en su recámara, no quiere separarse de la computadora y aunque tiene muy buena apariencia, algo no está bien. Por supuesto, ella sabe que sus papás desaprobarían por completo que ella tuviera una relación con un hombre tan mayor, del Distrito Federal, desconocido y cibernético. Pero todos sabemos que en el corazón no hay gobierno y Nuri poco a poco empieza a romper las reglas de la casa con tal de estar más cerca de Filo.
Afortunadamente hay ICQ y Messenger, ahí hay más intimidad. Pueden incluso tocar temas subidos de tono sin que nadie sepa, y Nuria se siente sensual, atrevida, y deseada. A sus escasos 19 años, seguía siendo virgen por supuesto, y estar tan expuesta a tanta pasión, estaba volviéndola rebelde.
Sin más, decide darle a Adrián su número de celular. “¡Qué emoción, qué angustia! ¡Vamos a oír nuestra voz por primera vez!”, le contaba a Montse, su más fiel confidente. Y así fue como las llamadas se hicieron constantes, y la relación pasó al siguiente nivel.
Finalmente, Adrián siendo un hombre de 33 años, toma el control de la situación y planea estratégicamente el primer encuentro. Ella está dispuesta a todo con tal de mirarle a los ojos, anhela besar sus labios y sentir todo el amor que durante semanas la ha hecho vibrar intensamente. Después de todo, ¿cómo no amarlo, si va a venir a hablar con sus padres para formalizar el noviazgo?
Montserrat, con un punto de vista más frío y objetivo, le aconseja no asistir al encuentro. De hecho le sugiere que no lo deje ir hasta Veracruz, que le diga de antemano que no lo va a ver porque primero tiene que hablar con sus papás y exponerles la situación. Le pinta un panorama desalentador poniendo como puntos claves, la posible reacción de su padre, la inminente decepción de su madre y la posibilidad de no recibir a Adrián en su casa.
En el café, las amigas exponen sus puntos de vista, unas creen que es mejor que no vaya. Que sería terrible estar envueltas en un escándalo de esa naturaleza, que además dejaría de manifiesto que todas tienen contacto con Filo y eso les acarrearía problemas a varias. Otras creen que debe de conocerlo, que debe defender su amor, que debe enfrentar a sus padres y concretar.
Pero Nuria no está segura de lo que debe de hacer. Por un lado entiende que Montse tiene razón en muchas de las cosas que plantea, quien mejor que ella que es tan cercana y conoce tan bien a la familia; pero por otro lado, el corazón está a punto de salírsele del pecho tan solo pensar que Filo va a llegar a conocerla. Decide no decirle nada y dejar que las cosas pasen.
Adrián llega a Veracruz ese fin de semana….

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Mascarilla de papaya

Siguiente

Leyenda del Tepozteco

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>