Nos conocimos en Facebook

Y si les cuento… que este apasionado amor nació gracias a Facebook, a un grupo al que pertenecemos los dos, que él me hablo primero y comenzamos siendo amigos… si, si, ¡amigos!
¿Pero qué me pasaba cuando yo veía sus fotos?
Sentía acelerar mi corazón e inmediatamente me decía:

– ¡No, no es posible, a 13.000 Km de distancia! ¿Cómo puede ser?

En uno de mis viajes lo visité y sólo por un momento hablamos, nos sacamos una foto y ahí al abrazar su cintura sentí algo indescriptible, maravilloso. Nos despedimos y esa noche mi corazón latía con tanta fuerza que pensé que sería por la altura del lugar. No era eso.

Nos escribimos, siempre como amigos, pasaron unos meses hasta que en el mes de noviembre, un lunes los dos hablamos tranquilo, de la vida, del tiempo, de los hijos… y yo no me animaba a decirle lo que sentía por él, hasta que saque coraje y se lo dije:

– ¡Mi corazón siente algo por ti!

Demás esta decir que desde ese día no dejamos de hablarnos.
Viaje dos veces a verlo, pasando momentos inolvidables, y ahora en unos días él llegará a verme.
Lo bello de la historia es que somos dos personas adultas, que nos amamos, que no podemos creer lo que nos pasa, que estamos pendientes el uno del otro. Comunicados constantemente a pesar de la distancia y la diferencia horaria.

Que es algo tan pero tan lindo lo que nos esta pasando, que yo siento que es la primera vez en mi vida que estoy enamorada y que este amor es correspondido de la misma forma , porque él me lo dice constantemente:

– ¡TE AMO, TE AMO, como nunca se lo dije a nadie!

Él es adorable, atento, caballero, dulce, honrado, respetuoso, solidario, comprensivo, me llegan al alma sus palabras y sé que son sinceras.
Conocí sus hijos, a sus amigos y ahora viene la parte difícil para mi: que mis hijos lo conozcan.
Difícil pero no imposible.
Difícil es la distancia, querer estar juntos, compartir momentos.
Él siempre me dice:

– Yo estoy contigo.

¡Y es cierto! Siempre está conmigo, en mis pensamientos y en lo cotidiano de mi vida.
Sentir así es maravilloso, amar y ser amado, emocionarme hasta las lágrimas por sus palabras y llorar cuando nos despedimos (después de veinte años que no se me caía una lágrima por nada )

¡Esto es amor y amor del bueno!

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016
Anterior

Muerte súbita

Siguiente

Sexta carrera Cáncer de mama

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>