Miradas que acarician

Regar el jardín es una actividad que Yadira disfruta plenamente. Lo hace con los pies descalzos para gozar el áspero roce del pasto bajo sus plantas desnudas, porque siempre ha tenido la idea de que a la tierra deben regresar las malas energías que se acumulan en el cuerpo para que sean purificadas y lanzadas de nuevo a la superficie convertidas en energía pura y potente, capaz de sanar cualquier mal. Razón por la cual pisa fuerte y firme mientras hace sus quehaceres de jardinería y posa el perineo fijamente y bien situado sobre el césped en cada sesión de meditación que realiza.
Generalmente cuando está extasiada en estas actividades recibe a su huésped favorito, ese guapo y sexy hombre que habita en su mente desde que es niña. Se casó infinidad de veces con él portando un vestido de novia cada vez más atrevido para hacer juego con las curvas que ponían de manifiesto su desarrollo. Tiene claro que este personaje la acompaña desde que tiene uso de razón, era su esposo imaginario cuando jugaba al papá y a la mamá con su inseparable compañera de juegos de la infancia, la cual conocía su secreto y conocía al susodicho a la perfección.
Como es el hijo de unos amigos muy cercanos a sus padres, de esos a los que les dices tío de cariño, lo veía muy frecuentemente. Pasó innumerables navidades y años nuevos con la familia y Yadira se perdía en su mirada hasta cuando le pedía que le acercara el salero a la hora de la cena.
Ella no sabía a ciencia cierta si Germán se daba cuenta que era el dueño de sus suspiros y le correspondía, o como parte de su personalidad bromista y dicharachera le seguía la corriente coqueteando y lanzando bromas que la ponían del color de un jitomate.
Durante la adolescencia las miradas de Germán ya no la atravesaban como antes, ahora se clavaban en sus ojos, podía sentir que la tocaban cuando le recorrían el cuerpo de arriba abajo, siempre acompañadas de una sonrisa retorcida y endiablada que le robaba el sueño durante las vacaciones que pasaban bajo el mismo techo. Sin embargo, eran primos, de cariño pero primos, y Yadira estaba resignada a que sería el amante que viviría eternamente hospedado en su mente.
Ambos se casaron y formaron una familia con muy pocos años de diferencia. Fue la primera vez que Yadira se puso un vestido de novia sin salir de la iglesia del brazo de Germán. Pero ella estaba enamorada de su esposo y eso ayudó a que el pensamiento se esfumara inmediatamente. Ella está segura que esto mismo le facilitó ver casarse a Germán con María un año después.
También asistieron a los bautizos y a las primeras comuniones de sus hijos, compartieron la mesa en innumerables comidas y eventos familiares y no hubo una sola vez en la que sus ojos no se entrelazaran con la fuerza con la que seguramente se entrelazarían sus cuerpos si este deseo se hiciera realidad.
En la vida adulta gozaban de este intercambio de miradas cachondas, a veces cruzaban la línea y se tocaban las manos, cualquier pretexto era bueno para darse un abrazo y Yadira se fundía en esos brazos que la secuestraron desde niña. Germán se mojaba los labios con la lengua mientras sus ojos le sonreían pícaramente, la seguía con la mirada y la saboreaba a cada paso que daba. Esto era suficiente para los dos.
Hasta que un día, en una de esas comidas familiares que les gustaba hacer, ya pasados los 40 años en cada uno, no fue suficiente. Como sucedía todas las veces, los demás comensales desaparecían en una oscuridad imaginaria en la que solo quedaban iluminados los dos y el único ruido que Yadira escuchaba era el latir de su propio corazón mientras la acariciaban ese par de bandidos color café. Se tomaron fotos, cantaron y rieron en conjunto con los demás, pero en pareja, siempre juntos, siempre rozándose con cualquier pretexto. Cada quien tenía que servirse su propia bebida por lo que entraban y salían constantemente al bar que estaba situado dentro de la casa anfitriona. Yadira se daba cuenta que ambos evitaban andar ese sendero al mismo tiempo, era muy peligroso, habían tomado de más y la humedad en su cuerpo le advertía que esta vez no sería suficiente un apretón de manos.
Finalmente sucedió, ella iba entrando y él iba saliendo, sin pensar que estaban rodeados de gente, Germán la tomó por los brazos y se besaron con la misma desesperación con la que un hombre bebería agua después de estar perdido en el desierto. Sus bocas como fieros acreedores cobraron una y otra vez la deuda que arrastraron por años, hasta saldarla.
Para Yadira no era necesario tener sexo con Germán, ni había por qué proponerlo siquiera. No se trataba de eso. Se trataba de comprobar si esos labios se probarían tan dulces en la vida real como en sus sueños, y la dulce realidad superó la fantasía.
Ella sigue soñando con él, y con esos besos que saben delicioso por ser prohibidos, y no se olvidan por ser robados.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Chiles en nogada

Siguiente

Comunicar un deceso

6 Comentarios

  1. Anonimo
    15 septiembre, 2015 at 3:54 am — Responder

    cachondisima y deliciosa historia!!!
    me encantó!
    amo tu estilo, eres la mejor!

  2. cachonda
    15 septiembre, 2015 at 4:37 am — Responder

    ay no porque no hicieron el amor?
    yolanda por favooor que haya una segunda parte y que hagan el amor, se lo deben y se parece a la historia de mi vida con mi vecino… que se concrete aqui me haria muy feliz
    gracias por la historia! mori!!!

  3. anonimo
    14 septiembre, 2015 at 11:54 pm — Responder

    mmmmmm ke rica esta yadira! te vistes lento german…
    ponganse mas eroticas, hace falta!

  4. Sublime
    17 septiembre, 2015 at 12:50 am — Responder

    En verdad muy fino y erótico a su vez, esas historias son las que valen la pena leer. Muy buena !!!!

  5. Rita
    20 septiembre, 2015 at 10:59 pm — Responder

    pffff ¿por que no decir esos sentiemientos a tiempo? y todo hubiera sido diferente….

    ¿Por que todo al último?

  6. Ernestina
    21 septiembre, 2015 at 7:42 am — Responder

    Amo el amor y estas historias me devuelven la fe en la humanidad…. Ojalá que este amor no muera aquí, que puedan ahora saber que hay más dulzura en los siguientes besos y en la entrega total!!! VAMOS POR TODO!!! SOLO SE VIVE UNA VEZ!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>