¡Adiós!

Escribo esto para ti, la verdad no tengo idea si lo leerás pero necesito sacar lo que traigo aquí adentro. Muchas cosas pasan por mi cabeza en este momento, ¿Sabes? Ando confundida, intrigada y enojada y no lo digo por ti sino por mí.
Antes de que aparecieras estaba en una etapa de conocimiento, en la cual me sentía libre, independiente, FELIZ de estar soltera, no te niego que añoraba que alguien llegara a mi vida y me hiciera sentir especial. Me estaba forjando personal y profesionalmente, estaba tranquila, dormía en paz y disfrutaba de los pequeños detalles de la vida. Sin embargo, llegaste cuando menos lo esperaba (aunque suene trillado) y llegaste con todo.
Cuando te conocí, me inspiraste confianza y empezamos a conversar, mientras más platicaba contigo notaba que teníamos cosas en común aunque de cierta manera tú y yo somos diferentes, pues te gusta la música grupera, del norte, por ejemplo y eres honesto y muy aventado… estas cosas son las que me fueron generando conflictos en la cabeza y el corazón.
Volteaste mi mundo al revés al poco tiempo de conocernos, esos mensajes, las llamadas a todas horas, desde la mañana, tarde y madrugada desarmaban mi mente, la armadura y derretían el hielo que había en mi corazón mientras formabas una sonrisa en mi boca y pensaba todo el día en ti.
Sin embargo, cuando platicaba contigo te aventabas a todo y te declarabas ante mí, me bajabas la luna y las estrellas, pero yo trataba de frenarte pues como te lo dije, no quería ilusionarme porque el regreso a la realidad iba a doler y tú solamente me decías que no iba a pasar nada.
Pensé que eras diferente a todos los hombres que había conocido, valemadrista, aventurero, aventado y sobre todo seguro de ti mismo; eso es lo que me gusta-ba de ti, que dejas huella y que siempre tienes algo que decir, pendiente de mí a todas horas.
Por esos días me dijiste que ibas a venir a visitarme y yo… como una adolescente emocionada, eufórica, feliz, confundida, no podía dormir porque ibas a llegar, complicada, histérica y con mil sentimientos encontrados; ansiedad e incertidumbre por el encuentro, feliz y contenta por verte, extasiada y detallando los lugares a los que te iba a llevar a conocer; excitada por los besos, abrazos y arrumacos que íbamos a intercambiar, porque según tú teníamos una conexión, y que en cuanto nos viéramos íbamos a hacer ese famoso “CLICK” al instante.
De un tiempo para acá cambiaste, fue un cambio TAN repentino que se notó, trate de tranquilizarme y darte espacio, pero siendo sincera me moría por hablarte, por buscarte, pero pensaba:
– Ya vas a empezar de intensa, tranquila, ya hablará, sin embargo no hablaste. Esperaba que me marcaras para escuchar tu voz norteña y no recibí la llamada.

En esos días salió lo peor de mi… mis mayores temores y mis demonios, sensaciones que hacía mucho no experimentaba y lo peor de todo es que mientras, esperaba algún mensaje tuyo, lo que fuera, hasta señales de humo… pero no llegaron, había una gran lucha interna entre mi corazón y mi razón por que uno de ellos me decía que ibas a venir y sentía confianza en tus dulces palabras y la otra parte de mí, llena de ansiedad, me decía que no me hiciera ilusiones porque nunca ibas a llegar, y así fue… nunca llegaste.

En la fecha esperada, me arreglé sencilla pero bien, para que resaltara la sonrisa por la cual te morías y tanto me decías… Hice circo maroma y teatro para tener todo listo y perfecto, un día antes no pude dormir repasando todo a detalle. Veía la hora una y otra vez, pendiente del teléfono por si llamabas o mandabas un msj avisando que ya venias, pero nunca llegaron… Me preocupé. ¿Sabes? Estaba el cielo negro y parecía que iba a caer un tormentón, estaba nerviosa pensando que si así estaba la ciudad, no quería imaginarme la carretera…
A las 19:00 hrs me armé de valor y me atreví a corroborar que efectivamente mi intuición tenía razón y no ibas a venir, mientras escribía las 15 palabras estaba nerviosa y de cierta manera la poca esperanza que me quedaba esperaba con ansias alguna respuesta, que recibí una hora después con tu Silencio.
Ahí fue cuando supe que no eres para mí. Comprobé que eres otro sapo más de los que he estado conociendo.
La cabeza me sigue dando vueltas, miles de preguntas vienen hacia a mí.
¿Por qué yo? ¿Te asuste por mi intensidad? Jajajaja si el intenso fuiste tú; si no querías nada, ¿Por qué no fuiste sincero conmigo? Neta, si me hubieras dicho desde el principio que no querías algo, lo hubiera entendido muy bien ¡y ya! ¿Para qué bajas la luna y las estrellas si no estás interesado? ¿Qué es lo que buscas realmente? Puedo seguir cuestionándote, pero en tu conciencia quedará…

YO estoy levantándome otra vez, insegura, con los sentimientos a flor de piel (no lloré por ti porque realmente no vales la pena) y créeme que lo que más me dolió no fue el hecho de que me hayas ilusionado sino la forma en que me dejaste… esperándote.

No sé si lo vas a leer, pero deseo que cuando te enamores o te ilusiones con alguien no te vaya a pasar lo mismo. Es muy feo empezar a compartir tu corazón con una “persona” y que esa persona se comporte como un “niño de kinder”, jugando con los sentimientos de los demás.

Lo que me pasó contigo no es una desgracia, al contrario, es una experiencia más y aunque me dolió, no voy a dejar que esto me afecte, voy a seguir caminando para encontrar el amor verdadero, solamente que ahora andaré con cuidado para que no me lastimen otra vez.

A lo mejor para ti soy una niña cursi e intensa, pero así soy tal cual. Y ojo, yo no te busqué, tú me buscaste, tú hablaste, tú me enamoraste, yo no, aunque al final la que salió mal fui yo.
Disculpa por ser tan ruda o un reto para ti, ¡Pero así soy!
Te deseo lo mejor, de verdad.
Gracias por enseñarme a ser cabrona.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

El ejercicio

Siguiente

Renovar el pasaporte

1 Comentario

  1. Anonimo
    4 agosto, 2015 at 4:35 pm — Responder

    Casi todas pasamos por un momento así, y en su momento queremos decirles en su cara o más bien preguntarle “porque, porque yo ” ? y la verdad duele por supuesto porque una ya se hace una historia con esa persona, se ilusiona, se enamora. Pero si lo pensamos mejor y lo analizamos pues mejor nos quedamos con lo bueno que dejo para la siguiente persona que se nos atraviese en nuestro camino. Esto se llama “Lección de Vida” y te felicito por amar intensamente !!! Todo pasa……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>