Día de Muertos

El día de muertos es una celebración mexicana de origen mesoamericano. Empieza el 1 de noviembre coincidiendo con la celebración católica del Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

Se celebra en México y en algunos países de Centro América y en algunas comunidades de los Estados Unidos en donde hay un alto número de hispanos. Es una festividad declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. En Brasil hay una celebración similar conocida como el Día de los Finados, aunque ésta no tiene las mismas raíces prehispánicas.

El culto a la muerte en México es una tradición muy antigua, se practicaba desde la época precolombina. De hecho en el calendario mexica que está en el Museo de Antropología, en la Ciudad de México, se puede ver que en los 18  meses que lo conforman, hay por lo menos seis festejos que honran a los muertos. Los evangelizadores cristianos de los tiempos coloniales aceptaron de mala gana las tradiciones de los pueblos mesoamericanos por lo que las fusionaron con las tradiciones europeas para poder introducir el cristianismo entre ellos.

Los orígenes de esta fiesta en México anteceden la llegada de los españoles. Se han hallado registros de celebraciones en las etnias maya, mexica, purépecha y totonaca. En estas civilizaciones se realizaban rituales que celebran la vida de los ancestros desde la época precolombina, era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos en los rituales que simbolizaban la muerte.

La celebración que se convirtió en el Día de Muertos tenía lugar en el noveno mes del calendario solar mexica, en nuestro calendario sería a principios de agosto, y duraba el mes completo. Asistía la diosa Mictecacíhuatl, mejor conocida como la Dama de la Muerte, actualmente relacionada con la Catrina, personaje de José Guadalupe Posada, y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la Tierra de los muertos.  Eran dedicadas a la celebración de los niños y las vidas de los familiares fallecidos.

Siempre ha causado admiración, miedo e incertidumbre la transición de la vida a la muerte a los seres humanos. Por muchos años, en muchas culturas se han desarrollado creencias alrededor de la muerte que han generado toda clase de mitos y tradiciones, tanto para venerarla y honrarla como para ahuyentarla y burlarse de ella. México es un país lleno de tradiciones y cultura, siendo uno de los principales elementos que conforman su identidad la concepción que se tiene sobre la vida, la muerte y las costumbres que giran en torno a ellas.

Sin embargo, no todos los mexicanos celebran el Día de Muertos a pesar de que se ha convertido en un símbolo nacional y es enseñada, con fines educativos, en las escuelas. Algunas familias prefieren celebrar el Día de Todos los Santos, como lo hacen los católicos. Y muchas otras celebran la fiesta conocida como Halloween dada la influencia que ejerce sobre México, la cercanía con los Estados Unidos, la cual va en aumento año con año.

Desde la época prehispánica se preparan tortitas de maíz para las ofrendas, por tal motivo en las festividades de muertos no puede faltar ese rico pan. Par el Día de Muertos se elaboran de diferentes formas a lo largo de la República Mexicana: en Chiapas se hacen turuletes, en Puebla tlacotonales, en Tlaxcala el pan totepo y el pan de ánimas, en Oaxaca se hacen panes en forma de caras, manos y pies espolvoreados de azúcar. La ciudad de México hace el tradicional pan de muerto, espolvoreado de azúcar y acompañado de un delicioso y espumoso y calientito chocolate de Oaxaca o Tabasco.

Adicionalmente, en las casas se pone una ofrenda, con velas, calaveras de azúcar, papel picado y flores de Cempazuchitl con las fotos de los difuntos a los que se les brinda. Se cocinan los platillos preferidos por ellos y se montan en el altar el Día de Muertos, acompañados con Tequila, Mezcal, o Pulque y una buena cajetilla de cigarros porque en cualquier momento llegaran a darse un festín. Dicen los decires que al día siguiente ni la comida ni la bebida tiene sabor porque ya se lo han llevado los muertos, pero, ¿quién se ha atrevido a probarlo?

Anterior

Mi Año Verde V

Siguiente

Muerte del cónyuge

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>