Veintidós veces te amo

Hace unos días, en medio de una tormenta de esas en las que me ahogo con facilidad, dándome consuelo dijiste entre muchas cosas amorosas:

-Tú y yo somos del mismo equipo…

Como por arte de magia, con el mismo efecto que tienen en mí esos chistes tan malos que cuentas, me sentí arropada, amada y dichosa de portar la camiseta del mismo color, intercalando contigo distintas posiciones: a veces de mariscal de campo, a veces de corredor y a veces de tacle defensivo.

He vivido a tu lado más años de los que viví en la casa de mis padres y menos años de los que espero seguir viviendo tomada de tu mano, atravesando las más malas y las más buenas situaciones, donde mi locura y tu cordura nos han fortalecido y vinculado.

Hemos construido un inmenso castillo en el que claramente veo las paredes pintadas con risas, las lágrimas al lado de las ventanas, para que se sequen pronto, los retos y los logros son esas torres erguidas con orgullo, esfuerzo y esperanza. Al centro, la complicidad enroscada en una escalera de ilusiones, y al fondo el jardín que me regalaste rodeado de árboles frutales y flores que perfuman las noches de verano y las mañanas en primavera.

Solía pensar que hemos logrado vivir tantos años juntos porque los polos opuestos se atraen, pero tengo que confesar que ha sido una de mis más grandes equivocaciones, nunca me he sentido tan compatible y concordante con otro ser humano como me siento contigo. Poner mi juventud en tus manos ha sido la mejor inversión que he hecho, pues a cambio, he recibido un amor incondicional con la mejor tasa de interés en el mercado.

Eternamente agradecida por lo mucho que me amas, porque saber que lo haces me levanta de la cama con una sonrisa indeleble y con la certeza de que todo va a estar bien, con el alma nutrida cuando te admiro, cuando me besas, cuando me miras… perdidamente enamorada del amor de juventud ya trascendido a amor verdadero en la vida adulta, con una lista de proyectos palomeados, de promesas cumplidas, de metas alcanzadas, satisfecha y en paz.

Porque amarte es un privilegio, te amo, veintidós veces te amo…

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

La decisión

Siguiente

Gitana

8 Comentarios

  1. Lui
    4 agosto, 2015 at 2:55 am — Responder

    Me encantó lo que dices en tu carta, mi Maraquita amada. Eres y siempre serás lo más importante en mi vida.

    La fabulosa experiencia de estar a tu lado es lo mejor que me pudo haber pasado. Eres una persona increíble, llena de virtudes.

    Qué bueno que decidiste ponerte a escribir. Es un gusto leerte, sobre todo posts como éste. Te amo inmensamente.

  2. anonimo
    22 agosto, 2015 at 5:32 am — Responder

    amor del bueno, no se si me gusto mas el escrito o la respuesta del amado.
    felicidades por tantos años juntos, que sean muchos mas

  3. Adri
    22 agosto, 2015 at 6:44 pm — Responder

    Se siente el amor Yolanda y Lui. Se siente el sentimiento con el que escribes, me encantó la carta y supongo que el 22 es cabalístico para ustedes, que vivan felices mucho tiempo. Me encantó tu carta y me encanta tu estilo! Gracias por compartir!

  4. Luz
    8 septiembre, 2015 at 12:13 pm — Responder

    Los amo a los dos y me encanta que a pesar de los obstáculos, su amor continúe creciendo día a día.

  5. David
    12 septiembre, 2015 at 4:44 pm — Responder

    amor del bueno, ke bien karay

  6. Monica
    13 noviembre, 2015 at 10:57 pm — Responder

    Qué maravilla la vida que has entendido que tienes, un privilegio éste de disfrutar lo elegido .

  7. Mariana
    13 junio, 2016 at 1:19 pm — Responder

    Los amo y los admiro, para mi siempre serán un ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>