De John Keats a Fanny Braune

Mi dulce amor:

Esperaré pacientemente hasta mañana antes de verte, y entre tanto, si hay cualquier necesidad de esto, ten por seguro, por tu belleza, que siempre que yo he escrito en algún momento sobre un cierto tema desagradable, ha sido con tu bienestar impreso en mi mente. ¡ Cuán dolido habría estado si tú hubieras accedido alguna vez a lo que con todo es muy razonable ! ¡ Cuánto más te amo por el resultado general ! En mi actual estado de salud me siento demasiado separados de ti y casi podría hablarte con las palabras del Fantasma de Lorenzo a Isabella.

Tu belleza crece sobre mí y siento que robas un más grande amor a través de toda mi esencia

Mi grandísimo tormento, desde que te he conocido ha sido el temor de que estuvieras un poco inclinada a Cressida; pero retiro por completo esta sospecha y me quedo feliz con la seguridad de tu amor, el cual te aseguro que es para mí tanto una maravilla como una delicia. Envíame las palabras “Buenas Noches ” para ponerlas debajo de mi almohada.

Queridísima Fanny,
Tu afectuoso
J.K.

Anterior

La verdad sobre el corazón

Siguiente

Siempre...

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>