Carta a mi hija

Pelitos adorada,
 
Que fácil es poder decirte lo que significas en mi vida. Me siento tan afortunada de saber que desde que te concebí Dios puso en ti un maravilloso don: dar felicidad.
 
Recuerdo con tanta alegría el día que el doctor, al ver el ultrasonido nos dijo:
– Niña, Mujer, Femenina.
En ese momento sentí una gran felicidad, mi corazón latía con mucha emoción pues siempre quise una niña desde que supe que venías en camino.
 
Llegaste a nuestras vidas a darnos una inmensa felicidad, fuiste una niña muy esperada por todos, y a tu papi y a mi nos llenaste de alegría con sólo verte. Aquel primer encuentro llenó nuestras vidas de ilusiones y nos dio el coraje para siempre darte lo mejor y llenarte de amor.
Esto solamente se logra cuando el amor es verdadero, de esos que se van haciendo grandes sin ninguna dificultad, ni obstáculos. Y así unidos, hemos podido gozar de ti viéndote crecer y convertirte en una hermosísima mujer con una bondad en el alma increíble
 
Dios quiso aumentar nuestra felicidad y nuestra unión con la llegada de Camilita y poco tiempo después con Chavito y así crecía nuestro amor.
 
Al echar una mirada atrás, puedo volver a sentir tu cuerpo, entonces tan pequeñito, apretado a mi corazón. El poder decir tengo una muñequita y sentirte entre mis brazos, despojarme de egoísmos y ver sonrisas, y felicidad en tus gestos, en tus palabras amorosas, escuchar de tus labios pidiéndome apoyarte con mis manos, verte dar tus primeros pasos titubeantes, crecer, desenvolverte, ser, y ver en ti mis expectativas rebasadas. Todo me lleva a pensar lo afortunada que soy y el privilegio tan grande que ha sido tenerte.
 
Ahora te veo convertida en toda una mujer, hermosa física y emocionalmente, de alma pura, llena de proyectos positivos, sensata,  siempre dispuesta a dar amor y comprensión. Eres un gran orgullo para todos los que te amamos.
Eres mi adoración y mi gran orgullo, Fátima hermosa, vuelvo a repetirte que es un privilegio ser tu mamá.
 
En este momento que te veo llena de ilusiones preparándote para irte a cumplir tus sueños, por los que tanto has luchado, me emociono, pues con gran responsabilidad y entrega te propusiste una meta que has logrado con éxito y mucha determinación. Nunca dejes de luchar por tus sueños.
 
Nosotros como papas te adoramos , y siempre contarás con nuestro amor y apoyo incondicional, estamos seguros de que llegarás a ser una gran doctora.
 
Gracias Fátima, gracias por todo lo que recibí, recibo y recibiré de ti.
Sigue en este camino con la frente en alto y llena de éxitos y satisfacciones pues siempre serás un ejemplo para los que se crucen en tu camino.
 
                                                                       Te beso con mi corazón y te amo siempre,
                                                                                                        Tu mami
Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2015
Anterior

Hablemos de sexo

Siguiente

Puro amor

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>